Escucha esta nota aquí

La protesta se endureció el fin de semana en Santa Cruz con un masivo ‘tractorazo’ del sector productivo en el norte cruceño y el refuerzo de los vecinos en los puntos de bloqueos que fueron más estrictos en la vigilancia; sin embargo, el punto de tensión se mantuvo en el Plan Tres Mil.

A diferencia de anteriores días, la vigilancia amaneció en los principales puntos de bloqueo este sábado, porque el abastecimiento fue suspendido, principalmente en las intersecciones más transitadas, lo que impidió el paso de vehículos particulares, porque solo se permitió al personal médico y policía, entre otros.

El punto de tensión estuvo en el Plan Tres Mil, donde los afines al Movimiento Al Socialismo (MAS) insistieron en levantar la protesta de los vecinos que están contra la Ley 1386. En este distrito de la ciudad capital se observó gran movimiento durante la mañana del sexto día de paro. Los negocios abrieron sus puertas y los micros también circularon.

Después del mediodía volvió la tensión que se registró la noche del viernes, donde nuevamente la Policía tuvo que intervenir.

Los vecinos de los alrededores de la rotonda, donde se registraron los enfrentamientos, aseguran que ya están cansados de estos disturbios.

Sobre los hechos, el viceministro de Seguridad Ciudadana, Roberto Ríos, indicó que grupos vandálicos quieren tomar el obelisco y señaló que “esos grupos son racistas”.

En otras zonas

En el resto de la capital cruceña fue muy difícil el tránsito, porque hubo puntos de bloqueos que se mantuvieron firmes.

En el cuarto anillo de la avenida Cumavi hubo fuerte control en la transitabilidad. Roberto Durán fue uno de los comerciantes que se mantuvo en el bloqueo y resaltó el pedido de la abrogación de la Ley 1386, porque considera que la norma busca “un sometimiento del pueblo boliviano”.

También pidió a la población que se mantenga firme la protesta, porque manifiesta que la demanda beneficia a todos y no solo a los gremiales.

En la otra ciudadela, en la Villa Primero de Mayo, también se mantuvieron los bloqueos. Uno se instaló en la avenida Jenecherú, donde los vecinos permanecieron más estrictos, pues no permitieron el paso fácilmente. Esa misma situación se replicó en otros puntos de este distrito, aunque en la avenida principal, durante la mañana hubo bastante movimiento del comercio y del transporte.

Los puntos de bloqueos proliferaron desde la noche del viernes en la capital cruceña y muchos no se levantaron durante las primeras horas de la mañana como lo hicieron en los otros días.

En el Norte

El ‘tractorazo’ que realizaron los productores del norte de Santa Cruz, en rechazo a la Ley 1386 y otras que son consideradas atentatorias de los derechos de la población, mostró la fuerza de la protesta en esta región.

Epifanio Zurita, presidente de la filial norte de Anapo, señaló que en la actividad participaron cientos de productores de Minero, Saavedra y otras localidades del Norte Integrado. La caravana partió desde San Pedro y llegó hasta Montero.

El primer vicepresidente del Comité pro Santa Cruz, Fernando Larach, que participó de la movilización, indicó que en la protesta del norte cruceño estuvieron las bases del modelo productivo cruceño, para decirle al Gobierno que es el pueblo que pide que se anulen esas leyes.

“Nuevamente Montero demuestra la unidad del pueblo cruceño, demuestra que está en contra de una política de Gobierno que quiere asfixiar el modelo productivo cruceño”, recalcó.

El representante cívico dijo que mientras el pueblo esté en la calle “el Gobierno va a temblar”. Afirmó que el Movimiento Al Socialismo está convocando a sus sectores para dividir la unidad que se ha demostrado. “Debemos seguir en las calles hasta que se abroguen todas esas leyes y demostremos al Gobierno que no tenemos miedo y que tenemos la razón”, enfatizó Larach.

Por su lado, el gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, que también participó del ‘tractorazo’, destacó la movilización del sector productivo. “Quienes creen que el poder radica en un burócrata centralista, está equivocado, porque el poder radica en un pueblo unido, en un pueblo en las calles”, recalcó.

Camacho ve soberbia en el Gobierno por no querer abrogar la Ley 1386 y asegura que eso ha provocado que los sectores se sigan sumando a la protesta y las demandan también sigan aumentando. “Santa Cruz sigue siendo la esperanza de Bolivia, mientras Santa Cruz esté de pie, Bolivia será libre”, remarcó el gobernador.

En otras provincias

En Roboré se mantuvo el bloqueo y una caravana de motoqueros se sumó ayer al punto de cierre de la carretera Bioceánica, a cinco kilómetros de San José de Chiquitos.

Por otro lado, en Concepción el fin de semana las actividades serán normales, pero advierten que a partir de la próxima semana se endurecerán las medidas.

Adelantaron que los días lunes, miércoles y viernes el paro será total, informó Regina Cuéllar, dirigente del Comité Cívico.

Indicó que los martes y jueves se permitirá la apertura del comercio hasta el mediodía para que la población pueda abastecerse.
“Si se abroga la Ley 1386, inmediatamente se levantará el paro. Ya no hay espacio para el diálogo, porque esta medida no es política ni busca un golpe de Estado como dicen’, afirmó Cuéllar.

Comentarios