26 de noviembre de 2023, 3:56 AM
26 de noviembre de 2023, 3:56 AM

El 25 de noviembre es el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, pero en Bolivia las estadísticas se constituyen en una bofetada más a las víctimas. La Defensoría del Pueblo registra una alta tasa de hechos de violencia que afectan sobre todo a las mujeres, puesto que, hasta el 9 de octubre de esta gestión, el Ministerio Público reportó 67 feminicidios.

De acuerdo con los datos de la misma Defensoría, siete de cada 10 mujeres han sufrido algún tipo de violencia a lo largo de su vida. En los últimos cinco años, se ha registrado un promedio de 100 feminicidios cada año. Así, la violencia contra la mujer es un problema estructural en Bolivia.

En los últimos años se han aprobado varias normas para protegerlas. Las autoridades bolivianas han tomado medidas para combatir la violencia contra la mujer, como la aprobación de la Ley 348, que establece penas de hasta 30 años de prisión para los agresores. Sin embargo, estas medidas no han sido suficientes para detener el aumento de la violencia. Asimismo, se realizan campañas que promueven la no violencia y el rechazo al machismo. Pero los casos suman y siguen, lo que se evidencia en las noticias que se reflejan a diario.

La violencia contra la mujer se manifiesta de diversas formas, incluyendo la violencia física, sexual, psicológica, patrimonial y económica. La violencia física es la más visible y la que más consecuencias graves puede tener, como la muerte. La violencia sexual es la que más afecta a la salud mental de las mujeres, ya que puede provocar traumas, ansiedad y depresión. La violencia psicológica es la más difícil de detectar, pero puede ser tan dañina como la física o la sexual. La violencia patrimonial es la que afecta a los bienes de las mujeres, como su casa, su dinero o sus pertenencias. En tanto que la violencia económica es la que impide a las mujeres acceder a un trabajo digno o a una educación. Conscientes de este nuevo escenario, se debe destacar que en Bolivia ya hay instituciones y empresas que promueven la equidad de género.

Existen varios factores que contribuyen a la violencia contra la mujer en Bolivia. Uno de ellos es la cultura machista, que considera a las mujeres como inferiores a los hombres. Otro factor es la falta de educación sobre la igualdad de género. También es importante mencionar la pobreza y la desigualdad, que pueden aumentar la vulnerabilidad de las mujeres a la violencia.

Para combatir la violencia contra la mujer es necesario abordar los factores estructurales que la causan. Es importante promover una cultura de igualdad de género, educar a la población sobre la violencia contra la mujer y brindar apoyo a las víctimas.

Entre las medidas concretas que podrían aplicarse está implementar programas de educación sexual integral en las escuelas, para promover el respeto a la igualdad de género y la prevención de la violencia sexual. Además, fortalecer los servicios de atención a las víctimas de violencia, para garantizar que tengan acceso a la justicia y a la reparación.

Asimismo, promover la participación de las mujeres en la vida pública, para que puedan tener un mayor control sobre sus propias vidas. Hay que ser conscientes de que la violencia contra la mujer es un problema que afecta a toda la sociedad. Es necesario tomar medidas urgentes para detenerla y garantizar que todas las mujeres puedan vivir libres y sin temor.