Escucha esta nota aquí

La Miss Bolivia, Lenka Nemer, no se clasificó entre las semifinalistas del reciente concurso universal de belleza, pero no se quedó con las manos vacías. La organización del certamen le concedió el título de Miss Universo de Impacto y el premio de $us 10.000 para implementar su proyecto social denominado Huertos urbanos, para enseñar a los habitantes de comunidades pobres a cosechar sus propios alimentos.

La reina boliviana recibió los premios en el escenario del certamen, de manos de Zozibini Tunzi, la saliente Miss Universo, y posteriormente fue entrevistada por distintas cadenas de noticias internacionales. 

Lenka indicó que el proyecto, que se ejecutó principalmente en La Paz y Santa Cruz, pretende llegar a toda Bolivia y después a otros países de Latinoamérica. “Erradicar el hambre y generar seguridad alimentaria es importante para estar un poco más cerca de acabar con la pobreza y vivir en el mundo que todos deseamos”, expresó desde Florida.

Lenka regresa hoy al país, luego de su participación en el concurso en Hollywood, Florida (EEUU).

¿En qué consiste el proyecto?

Antes de que incursione en los certámenes de belleza, la reina de belleza ya estaba involucrada en este trabajo. Visitaba barrios y provincias de La Paz y Santa Cruz para enseñarle a la gente a cultivar alimentos en los patios de sus casas.

Cuando participó en el Miss Bolivia 2020 presentó este proyecto y siguió trabajando en él.

Durante seis meses se dedicó a mejorar su plan. Cuando visitaba las diversas regiones del país se reunía con mujeres y líderes comunales para explicarles la importancia de tener huertos familiares y les enseñaba sobre el cultivo de los alimentos.

No se quedaba ahí, siempre volvía y veía los frutos de su esfuerzo.

El Estado

Sabina Orellana, ministra de Culturas, Descolonización y Despatriarcalización, envió una carta a Andrea Fernández, organizadora del concurso Miss La Paz, en la que aclaró que su cartera no patrocina, recomienda, ni apoya ningún acto contrario a la política de “despatriarcalización”, y que, en su lugar, está en contra de la “comercialización y cosificación que las sociedades capitalistas han impuesto al cuerpo de la mujer”. 

De la misma manera, advirtió que no podían dar “notas diplomáticas”. La carta circuló en las redes sociales.

Comentarios