Escucha esta nota aquí

Poco menos de un mes después de que una sala constitucional paceña rechazara la candidatura de Evo Morales como primer senador por Cochabamba, la Cámara Alta, dominada por el MAS, aprobó sorpresivamente, el 1 de octubre una ley que convierte esas instancias en juzgados y les quita vigencia a las salas.

El oficialismo consideró que el MAS aborda la norma en coyuntura electoral y es una medida política. Podría tratarse en cualquier momento en la Cámara Baja.

El juez constitucional Alfredo Jaimes Terrazas falló en contra de la candidatura de Evo Morales y tuvo que dirimir, el mes pasado, un fallo dividido de otros dos jueces ante un recurso de amparo constitucional presentado en febrero por abogados de Morales, después de que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) lo excluyera de las listas de postulantes.

El senador Edwin Rodríguez, de UD, admitió que la aprobación del proyecto de ley lo agarró de sorpresa, mientras estaba en su semana regional. “Me enteré del asunto y, como siempre ocurre, el MAS convocó a esta sesión del pleno sin avisar exactamente qué se iba a tratar, así que nos enteramos cuando se dio lectura al orden del día. Esto entró así y se aprobó sorpresivamente”, advirtió el legislador.

Complementó que la presidenta del Senado, Eva Copa (MAS), emitió una convocatoria con “generalidades y tenía el as bajo la manga. No establecía qué proyectos de ley iban a ser tratados”.

El proyecto aprobado el 1 de octubre plantea cambios de fondo y forma en la administración de justicia constitucional en el país.

El documento que fue analizado en sus estaciones en grande y detalle por los senadores, decide anular las Salas Constitucionales Departamentales, instancias que fueron creadas por el mismo partido en función de Gobierno al final de un proceso de casi cuatro años, y convertirlas en simples juzgados, donde un solo magistrado deberá decidir temas constitucionales. Esta determinación reducirá la jerarquía de los administradores de la justicia constitucional, ya que los coloca por debajo de los otros vocales judiciales de materia ordinaria.

Otro de sus efectos es que también cortará el mandato de los actuales vocales constitucionales departamentales por orden del Poder Legislativo, ya que estas autoridades fueron elegidas para cumplir una gestión de cuatro años.

El senador y presidente de la Comisión de Constitución, Ciro Zabala (MAS), manifestó que el objetivo es especializar “a los jueces y juezas del área constitucional para que definan en base a un conocimiento real, especialidad y capacitación en el tema constitucional”, explicó.

Explicó también que en la realidad no hay anulación de las salas constitucionales: “es un cambio de nombre, y en la realidad es una profundización y exigencia en la elección de los magistrados”, dijo.

Admitió, sin embargo, que será un juez, y ya no dos o tres, los que definan cada caso. “Tiene correcciones a la ley anterior, en el tiempo de mandato, cómo estarán distribuidos en todo el país, y a escala departamental, se trata de un arreglo general, que se realiza, porque creemos que hubo muchos problemas”.

La nueva norma pide que se elabore el procedimiento para su selección y posición en un plazo máximo de seis meses. Zabala confirmó que eso sí es verdad.

El diputado David Ramos, del MAS, dijo que el proyecto no está en la agenda legislativa, “pero consideró que no es oportuna, cualquier modificación de este tipo debe dejarse en la próxima legislatura”, señaló.