Escucha esta nota aquí

Por: Adhemar Manjón

Línea 99 se titula el fotolibro que el artista cruceño Aldahir Montaño Flores acaba de publicar, en el cual, a través de una serie de imágenes, muestra lo que sucede en la cotidianidad de los microbuses de transporte público de Santa Cruz de la Sierra.

El libro es un proyecto que fue trabajado durante cuatro años por Montaño, que captura en 79 fotografías diferentes momentos en el interior de los micros: desde el apretujamiento de los pasajeros en las horas pico hasta escenas más distendidas, donde se puede observar distintos gestos o estados de ánimo en las personas. También hay algunas fotos que retratan las calles de la ciudad, pero siempre tomadas desde el interior del micro.

Lugares de tránsito anónimos

“Este fue un ejercicio que lo desarrollé muy intuitivamente. Me llamaban mucho la atención estos lugares de tránsito donde las personas se posicionan una al lado de la otra, en total anonimato. Es a la vez un nosotros y un estar separado por una distancia”, explica Montaño.

Montaño señala que desde 2017 empezó a tomar fotos con su teléfono en los viajes que hacía desde su casa hasta la universidad. “A mí me interesa mucho el trabajo con el cuerpo, el entender el cuerpo y su vínculo con otros cuerpos que se desarrollan en distintos espacios”, menciona, y agrega que en este trabajo había también un interés de mirarse y encontrarse en el otro. “Creo que estos espacios en los micros me resultaban muy particulares por el hecho de que al ser espacios de tránsito se convertían en no lugares”, resalta el autor, que tiene 26 años y en 2019 ganó el premio Diseño y Autores Bolivianos (DAB) como Fotógrafo del año.

Todas las fotos fueron tomadas con la cámara de su celular. Primero empezó con un Samsung S2 y después continuó con otros modelos. Montaño logró reunir unas 500 fotos, luego fue formando pequeños relatos visuales con algunas de ellas, hasta que quedaron las 79 finales. “Estas son fotos ‘robadas’. Muchas veces yo ni veía la cámara al momento de sacar las fotos. Simplemente me paraba en un punto del micro, me ponía la cámara en el pecho e iba clickeando durante un buen tiempo. Ya al llegar a casa revisaba las imágenes para ver cuáles me servían. Era un trabajo a ciegas”, comenta Montaño, que también menciona que el interior de los micros muchas veces funciona para los pasajeros como un espacio para abstraerse de la realidad. “En una foto hay una madre con su hijo llorando, al otro lado hay unos chicos riendo y más atrás hay otra persona totalmente absorta en sus pensamientos. Creo que eso es lo que me interesaba entender o buscar”.

El fotolibro es un trabajo de autoedición de Montaño, que actualmente está en preventa hasta la presentación oficial que se llevará a cabo el martes 26 de octubre, a las 19:00, en el espacio Saqra Collective (Murillo #256 entre Arenales y Charcas).

Montaño, formado en la carrera de Artes de la UAGRM, también viene desarrollando un trabajo en el área audiovisual. Hace unas semanas debutó como director en el videoclip Ay ay ay de Vaccix.


Comentarios