.

23 de junio de 2024, 4:00 AM
23 de junio de 2024, 4:00 AM


… el país tocó fondo; otra vez el poder ejecutivo, atenta contra el país al subvertir el equilibrio de poderes, confirmando la conversión del poder judicial en el ejecutor de instrucciones políticas que ultrapasan sus atribuciones y rompen el equilibrio de los “Órganos del Estado” que son, por mandato de la CPE, iguales entre sí y no pueden actuar en los campos de los Órganos diferentes a ellos mismos y, sin embargo, de saber que no pueden intervenir en lo que hacen otros poderes lo hacen.

Esa acción, no solo invalida al Órgano Judicial de hecho y derecho, sino que daña a la democracia y su orden constituido, el que, de por sí, es caótico, pero ese no es el tema, sino lo que hace la presidencia del Estado, en el afán de mantener un Poder que, en los hechos no es tal, porque estamos hablando de un poder débil y de minorías parlamentarias, sino que lo pelea al costo que sea, en la búsqueda de su prolongación en el tiempo; tratará de hacerlo dejando visos de constitucionalidad en una elección, pero, sabiendo que hubo fraude el 2019, no ha pensado en impulsar una revisión al padrón del fraude, porque gracias al mismo ganó la elección; para ello cuenta con la complicidad del OEP/TSE, que tampoco tiene intenciones de hacerlo.

El poder gubernamental (Órgano Ejecutivo) actúa como una especie de poder de facto comunista, al haber convertido a sus aliados, es decir a los “movimientos sociales”, en un “gabinete social”, con poder de consulta, ejecución e instrucción a cualquiera de los estamentos del poder ejecutivo; eso por un lado y, por el otro, se apoya en TCP; uno de los poderes internos del Órgano Judicial, al que le ha dado un valor político de mayor importancia que los demás del mismo órgano, sin tomar en cuenta que existe un claro deslinde o límite entre los diferentes Órganos o Poderes que son “primus inter pares”, es decir que son primeros entre sus iguales, lo que los hace los más importantes en su ámbito de acción.

Antes de seguir con el segundo “brazo político” que atenta en sus acciones contra la democracia y el estado de derecho, es bueno tener en cuenta lo siguiente: el Órgano Judicial, es el Poder del Estado que se encarga de la administración de la justicia en el Estado; en la jurisdicción ordinaria lo hace por la vía del Tribunal Supremo de Justicia; en lo agroambiental: Tribunal Agroambiental; y, en las jurisdicciones especializadas, entendamos, la Jurisdicción indígena originaria campesina y la justicia constitucional, por la vía del Tribunal Constitucional Plurinacional. También está, en este Órgano, el Consejo de la Magistratura que se dedica al manejo interno administrativo y financiero del Órgano y, finalmente, el Consejo de la Judicatura que también es interno y ejerce la responsabilidad de vigilar y hacer cumplir el régimen disciplinario de las jurisdicciones ya citadas .

Establecido a grandes rasgos, el campo de acción del Órgano Judicial, nos encontramos con que, el Tribunal Constitucional Plurinacional, actuando de manera independiente pero como una especie de cabeza o representante de los mismos, todos autoprorrogados, ha asumido el rol de extender su ámbito de acción más allá de sus atribuciones y actúa como el contrapeso político que, a falta de bancada propia, necesita el gobierno, ejerciendo ese rol contra el parlamento.

El presidente Arce, al haber perdido el parlamento en su conjunto, Senado y Diputados y, por ende, la Asamblea, por ello, ha tomado la decisión de actuar en una mezcla de democracia iliberal y estado comunista, como sus pares del Socialismo del Siglo XXI: Cuba Nicaragua y Venezuela, y actúa apoyándose, hoy, en el TCP, a quienes ha convidado a que se auto prorroguen, asumiendo su sometimiento al “nuevo Estado” aún sin nombre, aunque con una clara tendencia comunistizante, expresada en el nada representativo “Gabinete Social” que no sólo que ha asumido un rol de mando en el Poder Ejecutivo, sino que toma decisiones; pero no es sólo eso, también tiene de su lado al TSE y, en el campo operativo a los Movimientos Sociales, a la Policía y FFAA de Estado a las que ha convertido en operadores del gobierno, que no son los roles para los que fueron creadas ambas, como tampoco lo son la Fiscalía general del Estado, la Defensoría del Pueblo, la Contraloría y la procuraduría que actúan como apéndice del Poder y, no en nombre del Estado.

Es bueno señalar que esto viene desde que Evo Morales, quien gobernó con la misma conformación e idea. En efecto, Morales hacía lo mismo, aunque nunca instituyó políticamente el gabinete social porque al tener mayoría parlamentaria nunca necesitó subvertir nada, pero el mismo estaba en la idea primigenia. El Gabinete Social debe ser visto como un salto “cualitativo” de este gobierno; este hecho distintivo obliga a mirar las cosas desde otra mirada; tenemos que verlo como la aceleración de un proceso que ha decidido avanzar en lo más que pueda en la constitución de un Estado con alto grado de comunistización, al estilo de los países citados arriba.

Probablemente Arce entiende que no tiene otro camino y que se queda sin chances habida cuenta de la cercanía de las elecciones y, que lo incomoda la presencia de Evo Morales que, no es que sea “el ala democrática del MAS”, porque no llegó a tal extremo, sino porque, en todo caso, esa es una batalla por el poder y gobierno; el huido ve y sabe que sus posibilidades de volver a ser presidente se van achicando; nosotros las vemos nulas, pero él no y, necesita mostrarse “activo y combatiente”, cosa que lo hace peligroso al extremo porque se va quedando sin mayor apoyo interno (salvo partes de cocaleros y campesinos de Santa Cruz) pero carece incluso de apoyo en los países que lo abrigaban porque esos países no siguen a personas sino que apoyan a quien está en el poder y, hoy, ese apoyo es a Arce-

Morales intentará presionar al extremo para terminar proponiendo a Andrónico Rodríguez como proyecto de unidad, eso significa que ni él ni Arce estarían en el gobierno, pero si es así, ya no le importará, porque se le garantiza que podrá gozar de mejores condiciones en ese su retiro forzado; por otra parte, esa propuesta sería apoyada fuera del país, por la troica comunistizada del Socialismo Siglo XXI, habida cuenta de que se vería la posibilidad de que mantengan el poder, que es, a fin de cuentas, lo que buscan.

Mientras esto puede ocurrir, en lo grande y futuro cercano, Arce sigue con su idea de dominar el escenario y, retomo el hilo, va a profundizar la idea de la desinstitucionalización del sistema constitucional , donde, reitero, ha perdido su mayoría. Así, el poder autoprorrogado, atenta contra el parlamento, “dizque”, declarando nulos los actos de la Asamblea Nacional reconocida en cualquier legislación constitucional como el primer poder de Estado; como espacio de acción del representante nacional (senadores y también los que, no sabemos para qué, pero están ahí y, se llaman “supraestatales), regional (diputados en lista) y circunscripcional (si vale el neologismo, diputados uninominales, que se ganan sus curules).

Pero la imposición no se queda en ningún detalle; también en Diputados, don Israel Huaytari, acaba de demostrar de qué está hecha la voluntad del presidente Arce y obedeciendo órdenes políticas manipuló los votos en una sesión de cámara para aprobar leyes de préstamos (que le darían respiro al hermano Lucho”) ante la mayoría opositora se opuso a los mismos, miró impávida e incapaz de reaccionar ante el fraude hecho ante sus ojos.

Arce va avanzando en la implantación de su “democracia iliberal”; en Bolivia los poderes independientes existen sólo en los libros y códigos; es un hecho que los tiene en su puño; el mismo puño es débil si se trata de evitar la crisis económica; la caída de las reservas internacionales, el vaciado de dólares, de hacer andar la posibilidad del Litio, la falta de gas , petróleo y los combustibles; el presidente sigue demostrando su incapacidad política pero, sobre todo en materia de economía…

Mientras, en una de esas se cree eso dicho en el Tiahuanacu en el solsticio de invierno: “Le pedimos a nuestra Pachamama, a nuestro Tata Inti, a nuestra Mama Paxi, que este año sea mejor que el que está pasando, que nos traiga más prosperidad, más ventura, más trabajo, más ingreso para nuestras familias bolivianas. Más paz y tranquilidad, más certezas para toda la familia boliviana. Que no tengamos peleas ni discordias, que sea un año nuevo de paz, de tranquilidad, de prosperidad para el pueblo boliviano”.

Listo… tocamos fondo



Tags