El Deber logo
24 de febrero de 2023, 4:00 AM
24 de febrero de 2023, 4:00 AM

Por Jesús Javier Luque, economista

Es increíble como los eternos opinadores económicos, en su afán de crear desconfianza en la ciudadanía nacional respecto al modelo económico, solo muestran datos aislados y a través de la cobertura de medios de comunicación anuncian una inminente crisis económica.

Indican que el modelo es primario exportador, vale decir que Bolivia vive prioritariamente de la exportación de sus recursos naturales, critican la “pésima política” de exploración petrolera, la cual, según ellos, disminuyó los ingresos un 40%; con esto, sumado a la subvención de gasolina y diésel, se tendría un déficit del sector petrolero de más de Bs 1.000 millones. Pero ahí surge la pregunta: si todo es gasto y mala administración, ¿cómo explican que cada año el PIB de Bolivia se incremente (salvo en la gestión de Añez)? La respuesta es fácil: la matriz productiva ha cambiado, es decir que el país ha creado otras fuentes ingreso (según datos del INE la manufactura es la primera actividad de ingresos del PIB y ya no la explotación de recursos).

Se alarman y tratan de alarmar a los bolivianos indicando que la Reservas Internacionales Netas (RIN) disminuyeron de $us 15.000 millones a $us 3.500 millones, pero como siempre no dicen que los $us15.000 millones se dio en la gestión 2014, vale decir a 8 años de la aplicación del modelo económico comunitario productivo, ya que antes de la aplicación del modelo las RIN llegaban a $us1.700 millones (gestión 2005); en esa época, para estos “analistas,” la economía no estaba al borde la crisis económica, pese a que las RIN eran la mitad de lo que ahora se tiene.

Nos dicen que las exportaciones de gas a Brasil y Argentina disminuyeron en más del 50%, que nuestro gas ya no existe y que por eso exportamos, pero no dicen nada que los ingresos de las actividades internas del país casi igualan los ingresos que se tenían por la exportación de gas, vale decir que los empresarios y ciudadanos en general ya no lloran, los bolivianos facturan (como dice Shakira), la recaudación del pago de impuestos de Bolivia se incrementó de forma significativa, debido a la estabilidad económica y sobre todo a la confianza de la ciudadanía en la moneda nacional.

Nos indican que el tipo de cambio debe subir, que hay escases del dólar en las casa de cambio, pero nuevamente olvidan decirnos el 98% de los créditos, están en moneda nacional, que la confianza en el Boliviano es tanta que la ciudadanía prácticamente se olvidó del dólar, más del 95% de las cuentas bancarias están en Bolivianos y solo el 5% en moneda extranjera que están ligados a empresas y personas que se dedican a exportar e importar, con una devaluación prácticamente se cumpliría lo que profesan, una crisis económica acompañada de inflación y devaluación.

Los bolivianos hemos aprendido que cuando tenemos confianza en nuestra moneda, podemos invertir y emprender actividades que nos generen ganancias. La disminución de algunos recursos por su explotación ha sido sustituidas y mejoradas por una inversión del RIN que tiene el objetivo de potenciar y diversificar la economía, sustituyendo los esos recursos e incrementando los ingresos en otras actividades productivas.

Tags