12 de febrero de 2023, 4:00 AM
12 de febrero de 2023, 4:00 AM

El Comité pro Santa Cruz tiene nueva directiva. Fernando Larach asumirá la presidencia de esta institución el 25 de febrero. Se inicia una etapa en la que hay desafíos trascendentales. El más relevante tiene que ver con una visión nacional, coherente con el liderazgo irradiado desde este departamento al resto de Bolivia en la lucha por la vigencia plena de la democracia, la libertad y contra los sesgos autoritarios que ha mostrado el Gobierno central.

Ya desde el año 2019, el Comité pro Santa Cruz recuperó un protagonismo importante en la búsqueda de las libertades y la defensa del voto de los bolivianos. Fue desde Santa Cruz que se inició el paro de los 21 días en demanda de respeto al voto, contra el fraude y contra la prórroga ilegal del expresidente Evo Morales, que era candidato a pesar de los resultados del referéndum nacional que rechazó esa opción.

La institución logró motivar a los ciudadanos, que se organizaron en ollas comunes para resistir la protesta hasta que Morales renunció a la Presidencia, después de que los peritos de la Organización de Estados Americanos demostraron que hubo una manipulación dolosa de los comicios celebrados ese año. Fue una gesta ciudadana, aunque después se la pretendió distorsionar tiñéndola de “golpe” por parte de militantes del Movimiento Al Socialismo.

Tres años después, el Comité pro Santa Cruz fue nuevamente aglutinador de la lucha, primero para que se realice el censo de población y vivienda en tiempos oportunos y antes de las próximas elecciones nacionales. Después por la detención del gobernador de Santa Cruz, que puso nuevamente en el tapete la existencia de presos políticos y dirigentes clandestinos; en suma, la certeza de que se están coartando las libertades en el país.

Las iniciativas de lucha nacieron en Santa Cruz, en el seno del Comité pro Santa Cruz y, si bien se dejó sola a la región, después se fueron sumando las plataformas y movimientos cívicos de Bolivia, y quedó claro que este departamento lidera la lucha por la democracia, la libertad y la repulsa a la violencia ejercida desde el Estado contra la ciudadanía, pues las decisiones que se toman en el ente cívico tienen gravitación en el país.

A lo largo de la historia, desde el seno del Comité Cívico se iniciaron cruzadas que terminaron beneficiando al país: la lucha por las regalías petroleras, por la descentralización administrativa, la autonomía departamental y ahora por establecer una nueva relación con el Estado, que pasa por la demanda de respeto al ciudadano, la posibilidad de que se profundicen las autonomías e incluso que se debata un camino federal.

En todo lo mencionado se resume el desafío de liderar el Comité pro Santa Cruz. Su gravitación nacional implica la misión de abrazar a Bolivia, porque las reivindicaciones trascienden el interés regional. Eso también pasa por ampliar el ámbito de representación, tomando en cuenta que en este departamento se resume el país, debido a que esta tierra atrae a migrantes de Bolivia y del extranjero.

El momento es también fundamental. Está en marcha el plazo dado por el cabildo nacional para que se libere a los presos políticos; también está en curso el replanteamiento de la relación con el Estado, ya que como nunca antes se cometieron abusos desde la Policía y grupos de choque afines al MAS y se vulneró el derecho a la protesta. A ello se debe añadir la inequitativa asignación de recursos económicos, entre otras realidades.

La cruzada es inmensa. El nuevo directorio cívico debe ser capaz de interpretar las demandas de toda la ciudadanía y lograr que se respete su voz, que se deje de vulnerar los derechos humanos y que Bolivia, por fin, pueda lograr una convivencia pacífica, de manera que se construya una nación sin más interés que el bienestar de todos sus pobladores.

Tags