Opinión

Los valores sociales de la juventud en Bolivia

12 de febrero de 2020, 3:00 AM
12 de febrero de 2020, 3:00 AM

En anteriores artículos tratamos de entender la inestabilidad político institucional recurrente en Bolivia a partir de la contradicción entre el imaginario colectivo predominantemente conservador y religioso, donde priman la comunidad y la autoridad, en contraposición al desarrollo de las capacidades autónomas de libertad individual, así como la contradicción entre la escasa valoración de la competitividad, la ciencia y tecnología frente a una economía de mercado globalizada, competitiva y en una cuarta fase de revolución industrial, a lo que se añade la ausencia de confianza, entre ciudadanos/as y de las colectividades, tanto en normas como en las instituciones, siendo la desconfianza un factor constitutivo de la cultura política en Bolivia traducida en un escaso capital social.

Pero ¿Cuál el entramado de valores que predominan en el imaginario colectivo de adolescentes y jóvenes en Bolivia? Un primer dato alentador de la Encuesta a población joven realizada en el marco de la última Encuesta Mundial de Valores nos dice que tanto la confianza interpersonal como el asociacionismo son más altos entre las y los adolescentes y jóvenes que entre los adultos bolivianos, traducido en un nivel más alto de capital social tanto en su dimensión de confianza como en su dimensión de participación. La confianza interna en el seno familiar de adolescentes y jóvenes alcanza un índice de alrededor de 8 puntos por encima de los adultos y la confianza externa se eleva en cerca de cinco puntos.

El promedio del índice de asociacionismo de los más jóvenes en Bolivia alcanza un valor de 51 en la escala de 0 a 100, 15 puntos mayor que entre los bolivianos de mayor edad. Entre los jóvenes existen pequeñas diferencias de género en relación al nivel de asociativismo puesto que las mujeres se encuentran en desventaja en este aspecto con relación a los varones, del mismo modo, al considerar el atributo étnico cultural, los jóvenes que declaran tener una lengua indígena como lengua materna presentan mayor porcentaje de asociativismo.

¿Cuáles son aquellas asociaciones, donde los jóvenes se involucran en mayor proporción y cuáles son las diferencias respecto a la población adulta? La participación de los más jóvenes en organizaciones de la sociedad civil está concentrada en aquellas cuyas actividades giran en torno a la recreación, el ejercicio físico, las manifestaciones artísticas y musicales, junto a las organizaciones religiosas y las organizaciones medioambientales, distanciándose a diferencia de los adultos de las organizaciones sindicales y políticas, lo que sugiere la existencia de preocupaciones temáticas distintas entre unos y otros.

Ello nos revela que además de las maneras tradicionales de formación de identidad, ampliamente extendidas como la religión, el sindicato y el partido político, han emergido con fuerza nuevas modalidades participativas de formación de identidades individuales y colectivas, desde la participación en actividades deportivas, de uso del tiempo libre, la práctica cultural recreativa, donde el arte y la música ocupan un lugar destacado y los hobbies relacionados con actividades filantrópicas, animalistas y de preservación ambiental asumen un rol de importancia y juegan un rol destacado en el proceso de afirmación identitaria de los más jóvenes.

Sin embargo, las y los adolescentes y jóvenes en general privilegian al igual que los adultos los valores tradicionales y religiosos sobre los valores relacionados a la autonomía de las personas. Sin embargo, estos valores están relacionados con actitudes como la aprobación del aborto o a formas alternativas a la heteronormativa en el ejercicio de la sexualidad, y ahí las y los adolescentes y jóvenes se muestran ligeramente más permisivos que los adultos, aunque no hay una demanda clara por mayores servicios de anticoncepción ni tampoco una demanda fuerte por políticas que amplíen la educación sobre los derechos sexuales y reproductivos para la población joven, ni una actitud directamente relacionadas con los valores favorables a la igualdad de género más progresistas que los adultos

La población de adolescentes y jóvenes tiene una percepción de felicidad y seguridad personal promedio más alta que la que tiene el resto de la población boliviana y en relación a las lógicas prevalentes para manejar y resolver conflictos, opta mayoritariamente por el diálogo y la concertación antes que por la disputa y la confrontación. Esta tendencia es más clara entre las y los adolescentes y jóvenes de origen indígena, quienes prefieren más claramente las opciones no confrontacionales para resolver sus conflictos.

Tags