Escucha esta nota aquí

La columna de la marcha de pueblos indígenas del Oriente, Amazonia y Chaco boliviano ha ido engrosándose desde que partió de la ciudad de Trinidad, el pasado 25 de agosto, con destino a Santa Cruz de la Sierra. Según voceros de la movilización, unas 80 personas, en representación de 12 pueblos, salieron desde la capital beniana, pero ayer contabilizaron 300 caminantes en la localidad de Puerto Rico, donde pasaron la noche. Está definido que los marchistas no llegarán mañana a la capital cruceña.

Inicialmente, desde Trinidad partieron delegados de los pueblos movima, itonama, sirionó, tacana y reyesanos, entre otros. Durante el recorrido se sumaron otros pueblos de tierras bajas, que suman 18, siendo los ayoreos la última nación originaria en sumarse, con 50 integrantes. El vocero de la movilización, Abdón Justiniano, aseguró que esta cifra irá en aumento mientras avanzan hacia la capital cruceña, por eso hace unos días resaltó que, entre sus necesidades, está la de conseguir un mayor número de carpas porque entre los nuevos marchistas hay personas de la tercera edad y niños, que no pueden dormir a la intemperie, como ocurrió en los dos últimos días.

Los marchistas pernoctaron ayer en la localidad de Puerto Rico, distante 271 kilómetros al este de Santa Cruz de la Sierra, después se realizar una pascana al mediodía en Cuatro Cañadas, donde fueron agasajados por las autoridades municipales.

En este municipio la marcha se dividió en dos. Un grupo, a la cabeza de Marcial Fabricano, avanzó unos kilómetros, mientras que el otro, compuesto por una comisión técnica, permaneció en el lugar hasta casi las 17:00 para trabajar en la documentación que será sometido a debate en la sesión del Parlamento Indígena.

Para esta jornada, se prevé que la marcha salga de Puerto Rico a las 4:00 para avanzar otros 20 kilómetros.

Contacto con chiquitanos

La segunda marcha de indígenas chiquitanos llegó el martes por la noche a Santa Cruz de la Sierra después de una caminata de 19 días desde San José de Chiquitos. Ayer tuvo su primer contacto con el gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho. Los marchistas armaron un improvisado campamento en la puerta de la Catedral, donde llegó la primera autoridad del departamento para mostrarles su apoyo y entablar un primer contacto.

“Nuestros indígenas, nuestros caciques, necesitamos defender nuestra tierra y nuestro territorio. No es fácil con un Gobierno (central) que no respeta las leyes frente a los indígenas que están pidiendo ese respeto. Sólo por hacer política están lastimando a las familias indígenas”, dijo el gobernador Camacho.

También reiteró que se debe dejar el paralelismo en las instituciones que trabajan con los pueblos indígenas. “No se los puede seguir humillando, creando instituciones paralelas para hacer creer que están apoyándolos, cuando los verdaderos indígenas están sufriendo atropellos”, denunció la autoridad departamental.

El representante de la columna de caminantes, Franklin Moreno, agregó que el contacto también sirvió para coordinar la agenda, una vez que presenten el pliego petitorio a la Gobernación cruceña. Según adelantó Moreno, uno de los pedidos es la administración de una secretaría encargada de las tierras en Santa Cruz.

Desde ayer, los marchistas chiquitanos tienen habilitados libros para que los oriundos del departamento cruceño, que no cuentan con tierras fiscales, puedan solicitarlas. Es una de las peticiones, que se priorice la entrega de terrenos a los originarios del lugar, antes que a los llegados de otros departamentos del país.

Comentarios