Escucha esta nota aquí

Pese a que algunas autoridades quisieron minimizar su impacto, la última marcha indígena no fue olvidada. La redacción del Grupo EL DEBER entregó ayer el Patujú de Bronce como Personaje del Año a Marcial Fabricano, líder indígena que encabezó esta movilización que puso al descubierto el desplazamiento territorial que sufren los nativos de tierras bajas por parte de grupo afines al Gobierno. Estos grupos, gracias a los favores políticos, incluso han logrado ocupar el espacio que ancestralmente pertenece a indígenas de tierras bajas.

2021 fue un año marcado por los conflictos por la tenencia de la tierra. Desde el movimiento indígena se denunció -en más de una oportunidad- cómo, amparados por su afinidad política, sectores como los interculturales avasallaron el territorio de los indígenas del oriente boliviano.

Es en este contexto, donde la figura de ‘El Tata’ Marcial Fabricano —como lo llaman sus hermanos indígenas— jugó un papel crucial. Con un grupo de más de 150 personas encabezó una marcha que recorrió más de 600 kilómetros.

La demanda era clara, el respeto de sus territorios ancestrales, amenazados por colonos que abiertamente tienen el aval del Gobierno para tomar esas tierras.

Su lucha contracorriente no pasó desapercibida y sumada a su trayectoria de más de tres décadas fueron valoradas por la redacción del Grupo EL DEBER que lo eligió Personaje del Año.

En un acto realizado en la redacción de EL DEBER, Pedro Rivero, director general de esta casa periodística, hizo la entrega de este galardón y aseguró que Fabricano encarna un liderazgo genuino, respetable y confiable.

El líder indígena sostuvo que este premio es el reconocimiento a la marcha indígena y al pueblo boliviano. “Estamos honrados por esta distinción, por el esfuerzo, a lo mejor no necesariamente de Marcial Fabricano, sino la causa de ese pueblo que busca justicia y libertad. Nosotros simplemente nos abocamos a ser instrumentos porque algo tenemos que hacer”, dijo.

“El pueblo es la voz de Dios y Dios nunca se cansará de escuchar las necesidades del pueblo. Ustedes se convierten en ese instrumento de paz, de seguridad, de dignidad del pueblo boliviano”, dijo al referirse a EL DEBER. Reafirmó que la meta es llegar a la justicia y la libertad de Bolivia.

Mónica Salvatierra, jefa de Redacción del Grupo EL DEBER, destacó los años de trayectoria del líder indígena que en 1990 encabezó la primera marcha indígena. Además, sostuvo que el dirigente encabeza una lucha contra “un sistemático y abusivo avasallamiento de tierras, que tiene aval del poder político”.

Juan Carlos Rocha, director de Contenidos del Grupo EL DEBER, sostuvo que el líder indígena es considerado como Personaje del Año porque se ha convertido en “un símbolo de las causas necesarias de la humanidad”.

“Es de esos seres que parecen haber nacido exclusivamente con la misión de dedicar toda su existencia a luchar por los valores, los derechos de los más pobres entre los pobres, por la tierra y la naturaleza”, señaló.

Comentarios