Escucha esta nota aquí

Por: Chino Tapia

Martín Sebastián Prost es de Pigüé, provincia de Buenos Aires, Argentina; tiene 33 años. Hoy está en Sucre, defendiendo la camiseta de Independiente, equipo al que ayudó a hacer historia en el campeonato de la División Profesional.

Es la segunda vez que se encuentra en Bolivia, antes jugó para Sport Boys. Mal no le va, al contrario, le fue muy bien, es goleador de Independiente, la revelación de la temporada al disputar el título habiendo regresado a la División Profesional después de diecisiete años.

Su impronta es el gol. Equipo donde estuvo dejó su marca de artillero. Le gusta desenvolverse en todo el frente del ataque pero mejor si es por el centro, allí donde hacer sentir su peligrosidad ante las defensas rivales. Lleva tatuado en la espalda el número 9 y tiene como referencia el arco enemigo.

Su trayectoria avala esa fama. Ha sido tres veces el máximo anotador jugando para la C.A.I. (Comisión de Actividades Infantiles) en 2012, en Huracán de Tres Arroyos en 2011 y una en Tiro Federal, todos de Argentina.

Pese a que este 2021 ha significado una buena temporada para él y todo el equipo, Martín evalúa que el mejor año de su carrera lo hizo en la C.A.I., porque además de haber sido goleador del torneo, fueron campeones. El bonaerense recuerda esa época con mucha nostalgia porque el ambiente fue muy bueno de enero a diciembre.

Sin embargo, los 18 goles anotados en el torneo boliviano (hasta una fecha antes de su cierre) que acaba de llegar a su culminación tienen hoy un significado muy especial, justamente porque “Inde” no es uno de los grandes de Bolivia pero se dio modos para hacer una campaña que sorprendió a propios y extraños.

Cada uno de esos gritos está guardado en el corazón de Martín. “Pero el mejor gol de este año fue el que le marqué a Blooming jugando en la ciudad de Sucre; quedo mano a mano frente al arquero y logro definir de tres dedos con la cara externa del pie derecho superando al arquero. Para mí es algo especial”, comenta.

Prost se declara un tipo positivo, que siempre va para adelante y que le saca el mayor provecho a esos momentos de felicidad; afortunadamente para él son los más con relación a los otros porque trata de ser una persona que encuentra la dicha en las cosas pequeñas “y cuando estamos con temporada como las de ahora con Independiente las disfruto muchísimo”.

Pero la vida tiene de todo, los momentos buenos y los otros en su carrera. Recuerda, al pasar, un hecho negativo, cuando descendió de categoría con Huracán de Tres Arroyos; son esos instantes que uno no quisiera ni acordarse…pero es parte de la vida.

Afortunadamente, también está la otra cara de la moneda. Fue campeón en 2007, 2012, 2013 y 2014; tiene en la memoria la época que pasó en Sarmiento de Junín como la que mayor felicidad le dio la vida hasta ahora.

¿Y, en este 2021, hubo momentos malos? Sí, dice Prost, fue en la primera fecha con Oriente Petrolero, cuando se suspendieron los partidos, los futbolistas no querían jugar y se creó una situación complicada con casi todos los clubes de la División Profesional.

Quedó en la retina de todos los aficionados lo que se vio en ese partido, cuando la transmisión en vivo de la televisión mostraba a la presidenta de Independiente, Jenny Montaño, diciéndole a Martín y a Mijail Avilés, capitán del equipo, en el círculo central de la cancha del estadio Patria, que los expulsaba del equipo por negarse a jugar al solidarizarse con su gremio, Fabol. Volvió la calma en unos días, la herida cicatrizó y llegaron los éxitos.

“Ver cómo empezó el año y llegar a la última fecha disputando el título me reporta una gran felicidad, lo mismo que a todo el plantel porque este campeonato lo construimos entre todos”, dijo el goleador del Matador.

¿Algún partido en particular de este año? El que Independiente le ganó a Wilstermann 5-4, oportunidad en la que Martín marcó un hat-trick. “Lo importante no fue el triplete sino el 4-4 que convierto en el minuto 92 y el 5-4 que hice en el minuto 97. Ese gol desató la euforia de todos en Sucre, en las tribunas, cuerpo técnico, mis compañeros, médicos, utileros, todos…, fue muy especial porque me ha marcado, lo mismo que ha marcado al plantel y a la institución”, cuenta Martín.

Y el partido que lo selló en negativo fue el que jugaron contra Bolívar en La Paz el 12 de abril porque cuando parecía estar definido el empate, los celestes marcaron en los descuentos, arrebatándole un punto valioso. Le pesa mucho a Martín ese resultado porque con esa unidad hubieran llegado igualados en puntos con The Strongest en la punta de la tabla de posiciones al último duelo del campeonato.

El 2021 fue un año lleno de emociones y abundante en historias particulares, que para Prost forman parte de un anecdotario personal que cuenta con varias páginas.

“En este año lindo y loco en Independiente pasaron montón de cosas, pero me acuerdo de un hecho que nos marcó. Estábamos yendo a tomar el vuelo para un partido en Santa Cruz a jugar contra Royal Pari, pero en la ida el micro se nos hizo pelota…empezó a salir humo del motor y todo…casi nos incendiamos. 

Dejamos el micro y tuvimos que seguir como pudimos un buen trecho porque si no, perdíamos el vuelo; algunos de los chicos se fueron en los baúles (maleteros). Y lo tomamos a gracia ese episodio porque acá en Inde hemos aprendido a tomar con positividad los problemas…Al final, no perdimos en vuelo”, cuenta recordando el susto que los hizo vivir un mal momento.

La temporada llega a su fin con un balance totalmente positivo. Independiente se ganó las simpatías del ambiente del fútbol porque con poco hizo mucho.

Los goles y los triunfos convirtieron esta experiencia en algo inolvidable para Martín Prost, que volvió a dejar su marca, el gol.

Comentarios