Escucha esta nota aquí

La juez Ximena Mendizábal, que liberó a Yassir Molina, líder de la Resistencia Juvenil Cochala, durante los 10 años que lleva en el cargo en Sucre ha enfrentado más de 40 procesos penales por prevaricato y disciplinario que no lograron demostrar su culpabilidad.

Entre algunos de los procesos está que en 2010 fue acusada por uso de instrumento falsificado; el 2014, por incumplimiento de deberes; el 2015, por falsedad en la declaración jurada de bienes por una cuenta bancaria que omitió declarar; el 2017 por prevaricato e incumplimiento de deberes, pero ninguno de estos pudo ser demostrado por sus acusadores.

Nunca he sido procesada por ley 1008, en mis suspensiones, en varias ocasiones, han tenido que devolverme el dinero de mi sueldo, ocasionando un grave daño al Estado”, contó Mendizábal.



Comentarios