Escucha esta nota aquí

La dirigencia nacional del Movimiento al Socialismo (MAS) y la  de los movimientos indígenas aglutinados en torno al pacto de unidad no se reúnen desde la nominación de Luis Arce Catacora a la presidencia, el 20 de enero de este año. Hace una semana la líder de las mujeres campesinas, Segundina Flores, explotó y acusó de traidores a la clase media y a los profesionales del MAS. Las fricciones eran evidentes.

Tanto parlamentarios como dirigentes campesinos, admiten que hay una división interna; pero aseguran que no sucederá el mismo fenómeno del MNR que acabó atomizado en cuatro fuerzas distintas. La omnipresente Coordinadora Nacional por el Cambio (Conalcam), fue el primer ejemplo de desbande masista. 36 organizaciones nacionales que se reunían en Palacio de Gobierno cada primer martes del mes, quedaron diseminadas y todo se redujo a cinco organizaciones que conforman el pacto de unidad.

“Creo que hay alguna gente, los mismos compañeros del instrumento, que quiere dividir al proyecto político, por eso vamos a entrar nosotros a un análisis, para eso vamos a convocar un ampliado nacional donde se va a definir un lineamiento político con los ejecutivos”, dijo el dirigente de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), Teodoro Mamani.

Para su correligionario Henry Nina, que también es parte de los interculturales o colonizadores, como se los conocía, los grupos que se sumaron al gobierno son organizaciones sin territorio, lo que no sucede con las cinco organizaciones que conforman el pacto de unidad.

En la Conalcam, por ejemplo, había organizaciones que no tenían estructura, se han formado en forma provisoria, por ejemplo, amas de casa que fueron al calor del momento, por cargos, por estrategia, no entendemos por su visión”, dijo Nina.

Añadió que por eso aparecieron organizaciones como, “columna Sur”, “defensores de Evo”, o “MAS juventudes”, que son organizaciones “coyunturales”. Los dirigentes del MAS dijeron, sin embargo, que se aceptó a esos grupos para mostrar apoyo masivo a Morales.

“Si alguien, una persona o un compañero, que no está de acuerdo, tiene derecho de hacer conocer... pero yo pienso que aquí no va a haber división en las organizaciones”, lanzó Mamani.

Decisiones

Para definir estos temas, esta semana, el pacto de unidad se reunirá en La Paz, con agenda incierta porque deben analizar entre todos lo que sucede en el país y uno de los puntos a considerarse puede ser el pedido para que Evo Morales se aleje de la jefatura de campaña por los recientes escándalos en que se ha visto envuelto.

Hasta el momento él es nuestro jefe de campaña, eso ha sido decisión de un ampliado del MAS, puede haber algunas organizaciones que no están de acuerdo, pero eso seguramente pasará en un ampliado para determinar”, aseguró Teodoro Mamani.

Las organizaciones determinaron nombrar a Morales como jefe de campaña y serán esas mismas organizaciones las que definan si sale, dijo Henry Nina, y agrego que “en un momento las organizaciones determinarán qué camino vamos a tomar sobre ese tema”.

Dueños y matices

Las organizaciones reivindican la propiedad del MAS, aseguraron que los padres de ellos fundaron “el instrumento político” y si hay dirigentes masistas o exministros que pretendan fundar otro partido, tienen la opción de hacerlo, pero el MAS seguirá en manos de los dirigentes indígenas.

El senador Omar Aguilar aseguró que el Instrumento por la Soberanía de los Pueblos (IPSP) evidentemente es de propiedad de los sectores campesinos, pero que hubo una alianza de otros sectores que se sumaron en su momento y se creó el MAS-IPSP y serán los distintos sectores los que deben tomar decisiones.

Pero campesinos y legisladores tienen una decisión, en este momento ya no interesan las pugnas internas; lo que priorizan es la campaña electoral y cómo recuperar el voto en las ciudades. Los campesinos aseguran que el voto duro del MAS en los sectores rurales está intacto luego del último conflicto que tuvo bloqueado al país por 12 días.

Las ciudades son el problema. Allí tuvieron una fuerte pérdida que se debe recuperar este mes si quieren aspirar a una victoria en primera vuelta. En ese marco, aseguran que la denuncia contra Evo Morales no es considerada como tema de campaña, “él no es candidato”, es la afirmación casi en coro de los masistas.

Por tanto, salir a declarar sobre las denuncias de estupro y violación que pesan sobre Morales sería perjudicar al propio candidato, entonces existe la instrucción de que se hable lo menos posible de ese escándalo.

Clasemedieros

Los legisladores del MAS admiten las fricciones internas, pero matizan sus apreciaciones. El diputado Víctor Borda afirma que esas pugnas son parte de la dialéctica que existe en todo partido político, pero al final se impondrá la visión de país que existe entre ambos bandos y el voto por su binomio unificará de nuevo a los sectores.

Negó rotundamente que exista una división interna de cara al futuro, una “movimientización” del MAS es imposible de pensar, dijo Borda y aseguró que ya hubo reuniones de los parlamentarios con los movimientos sociales en las regiones para explicarles lo que sucedió en la Asamblea y cómo garantizaron las elecciones del 18 de octubre.

El senador Omar Aguilar (MAS), también admitió las fricciones duras que puede haber dentro las organizaciones que sustentan al masismo y atribuyó las mismas a la gran cantidad de sectores que la conforman y a la radicalidad de algunos de esos grupos. 

Uno y otro

Pero en el MAS recordaron que la dirigencia nacional de este partido está integrada por los mismos sectores que conforman el pacto de unidad, es decir, la CSUTCB; la Confederación Nacional de Mujeres Originarias Indígenas Campesinas de Bolivia - Bartolina Sisa; Confederación Sindicalista de Comunidades Interculturales de Bolivia (CSCIB); Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB) y el Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq) y no hay otra representaciones ni dirigentes incluidos.

Explicaron que solo la presidencia es inamovible desde 2006 cuando eligieron a Evo Morales; del segundo cargo, el vicepresidente, hacia abajo, los cargos son rotativos, entre representantes de estas cinco organizaciones. Gerardo García, que hoy es presidente interino del MAS, es de los interculturales.

En este momento, lo que no existe es una comunicación entre los mismos sectores. Si llaman a un congreso del MAS irán los mismos sectores y la clase media y profesionales que integran la fuerza política ocupan cargos insignificantes dentro la organización, dicen los legisladores.

En el caso del Conalcam, los masistas revelaron que los mineros cooperativistas fueron los primeros en abandonar al MAS y luego siguieron otras organizaciones. “Antes se aceptaba a todos que tuvieran organización nacional, no importaba si estaban divididos, igual se los aceptaba”, concluyeron.