Escucha esta nota aquí

Desde hoy, todos los ciudadanos del país están obligados a cumplir con las restricciones impuestas por el Gobierno nacional, en cuanto a horarios de desplazamiento, de trabajo, de abastecimiento y circulación en las calles, con la finalidad de evitar la propagación del coronavirus. Pero, ya desde ayer y el lunes, prácticamente medio país -cuatro departamentos y una ciudad capital-, ya cumplieron restricciones impuestas por sus gobiernos departamentales y municipales.

Es así que, la forma como se acataron las medidas preventivas en Potosí, Chuquisaca, Cochabamba, Tarija, y en la capital folclórica del país, puede ser una pauta de lo que sucederá desde hoy en todo el territorio nacional.

¿Cuál fue esa forma? En el día en que se confirmó el caso número 12 de coronavirus, se apreció, por una parte, cierto nivel de conciencia de algunos ciudadanos para acatar las medidas, como también hubo aquellos que esperaron el último momento y ser ‘arreados’ por las autoridades policiales y municipales para cerrar sus negocios y dirigirse a sus casas bajo la advertencia de ser arrestados y multados en caso de desacato.

Por otra parte, las autoridades de cada departamento continuaron con labores de concienciación, coordinación interinstitucional, equipamiento, controles fronterizos y otros, según las particularidades de cada región.

En la capital chuquisaqueña, Sucre, por ejemplo, la población cumplió con la segunda jornada de restricciones en el transporte público a partir de las 15:00, el cierre de mercados desde las 14:00 y la obligación de la ciudadanía de mantenerse en casa. Desde las 16:00, las calles estaban en silencio con escasa circulación vehicular y peatonal.

La Policía y el municipio no aplicaron arrestos de infractores porque no hay una sanción dispuesta, pero los efectivos policiales y guardias municipales salieron en controles permanentes para cerrar las tiendas y locales a partir de las 15:00.

Similar situación se vio en Tarija, donde desde las 14.30, las calles del centro citadino y de los vecindarios quedaron desiertas después de una mañana bastante ajetreada.

“Se debe prolongar el tiempo necesario y con mayor rigor”, dijo el ciudadano Fernando Martínez en referencia al aislamiento parcial, con restricciones, decretada por la Gobernación. Luis Mogro, otro poblador tarijeño, afirmó que la población comienza a tomar en serio el riesgo del coronavirus y que deben asumirse medidas más drásticas.

Sin embargo, como en la mayoría de las ciudades del país, los comerciantes del mercado campesino se resistían a acatar la medida arguyendo que debían generar sus ingresos económicos, por lo que la Policía debió instarlos a dejar las calles.

Asimismo, en Cochabamba, los comerciantes fueron los últimos en cerrar sus negocios y retirarse cuando el plazo para hacerlo, las 17:00, llegaba a su límite. A esa hora, se veía los últimos trufis esperando pasajeros para hacer el último viaje de la jornada.

Mientras tanto, el alcalde cochabambino José María Leyes emitió el decreto de ‘Alerta roja’ sanitaria, en el que dispone suprimir el tráfico se pasajeros interprovinciales e interdepartamentales.

El comandante policial Leonel Jiménez, informó que 300 efectivos policiales controlarían el movimiento de vehículos y personas en la ciudad y las carreteras.

La presión para cumplir la norma también se evidenció en Oruro, donde las autoridades municipales y policiales debieron ‘perifonear’ por las calles instando a los ciudadanos a acatar la medida, debido a la resistencia de algunos ciudadanos, transportistas y comerciantes. “Solo pueden atender de 6:00 a 10:00 de la mañana, los que no cumplan serán sancionados”, advertían.

En tanto, el alcalde Saúl Aguilar, anunció que un centro de aislamiento funcionará desde el lunes, con una inversión de Bs 1.5 millones para albergar hasta a 40 pacientes.

Asimismo, el diario El Potosí, en su versión web, mostró que la terminal funcionó hasta las 15:00 con viajes interdepartamentales, mientras que, a las 17:00, la Policía empezó a controlar a los últimos ciudadanos y negocios que quedaban en las calles.

Comentarios