Escucha esta nota aquí

Mario Bascopé, integrante de la agrupación Resistencia Juvenil Cochala, fue condenado a 10 años de prisión, informó ayer el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo. El dirigente juvenil cobró notoriedad entre 2019 y 2020 durante las protestas en contra del fiscal general del Estado, Juan Lanchipa, en Sucre, y en la ciudad de Cochabamba contra políticas del Gobierno de Luis Arce Catacora.

Sin embargo, la autoridad de Gobierno hizo notar que la condena en contra del dirigente de la Resistencia Juvenil Cochala no guarda relación con las protestas políticas, sino con un delito relacionado con narcotráfico.

“Informamos al pueblo boliviano que el señor Mario Bascopé, uno de los líderes de la organización parapolicial Resistencia Juvenil Cochala, fue sentenciado a 10 años por tráfico de sustancias controladas”, publicó el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo en su cuenta oficial de Twitter.

El caso de Bascopé por supuesto tráfico de sustancias controladas se remonta a 2015, año en el que un vehículo fue retenido cerca de Yapacaní; sin embargo, el motorizado era conducido por otra persona y no por el activista cochabambino.

Mario se dedica a comprar y vender autos. Resulta que vendió el vehículo a una persona y esta a su vez lo revendió a la persona que detuvieron, pero no hubo el cambio de nombre y por eso lo vincularon”, afirmó a EL DEBER, Martín Camacho, abogado del activista.

Agregó que cuando detuvieron el motorizado, Bascopé se encontraba en Estados Unidos. De acuerdo a Camacho, lo raro es que el principal implicado que fue encontrado en flagrancia está libre. “Esa persona estuvo un tiempo detenida y después salió libre con medidas sustitutivas y el Gobierno no se acuerda de ella”, agregó.

Bascopé tiene otro proceso por los presuntos daños ocasionados a la Fiscalía en Sucre, durante unas protestas en 2020.

Comentarios