Escucha esta nota aquí

Oficiales de las fuerzas de élite guineanas afirmaron haber capturado al presidente Alpha Condé, conquistado la capital Conakry y “disuelto” las instituciones, en un golpe de Estado militar que podría sacar del poder a un veterano de la política africana que se encontraba cada vez más aislado.

Por el momento no se reportan muertos durante el golpe, pese a los intensos disparos que se escucharon por la mañana en la capital de este país de África, que atraviesa desde hace meses una grave crisis económica y política.

El posible fin de más de diez años de gobierno de Condé provocó escenas de júbilo en varios puntos de la capital.

El secretario general de la ONU, António Guterres, condenó “firmemente” el golpe en Guinea y llamó a los oficiales que tomaron el poder y disuelto el Gobierno a liberar al presidente, de 83 años.

“Decidimos, después de detener al presidente, quien actualmente está con nosotros (...) suprimir la Constitución en vigor, disolver las instituciones y también al Gobierno, así como el cierre de fronteras terrestres y aéreas”, señaló uno de los golpistas en una declaración que circuló en redes sociales.

Anuncian toque de queda

Los oficiales de las fuerzas especiales que capturaron a Condé anunciaron un toque de queda en todo el país “hasta nuevo aviso”.

En un comunicado que leyeron en televisión nacional, los militares también anunciaron la sustitución de los gobernadores y prefectos regionales por militares y convocaron a los ministros salientes y a los presidentes de las instituciones a una reunión el lunes a las 11:00 en Conakry.

“Cualquier negativa a presentarse será considerada como una rebelión” contra el comité instaurado por los golpistas para dirigir el país, dijo el grupo de oficiales.

Comentarios