26 de agosto de 2022, 4:00 AM
26 de agosto de 2022, 4:00 AM

El proceso de cambio del denominado Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos tiene sus gustos oligarcas, como ocurre en todo gobierno socialista que se aferra al poder, y paga millonarios sueldos a dirigentes sindicales que no trabajan desde hace 17 años, es decir, el mismo tiempo que el MAS estuvo en el poder con excepción del año de transición tras el fraude de 2019.

Eso ocurre en la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos, donde 18 dirigentes sindicales declarados en comisión -figura legal que significa tener algo así como permiso o vacación permanente e ininterrumpida durante todo el año- reciben salarios que van desde los Bs 7.000 hasta Bs 40.571. La suma de esos pagos da un total de Bs 409.000 por mes que la estatal paga a dirigentes que no trabajan, pero son leales al partido de Gobierno.

En YPFB Refinación, los dirigentes sindicales David Ruelas Rojas y Oscar Gonzalo Vertiz Blanco Durán reciben Bs 40.571,04 mensuales cada uno, en ambos casos desde el 3 de mayo de 2006, año en que Evo Morales llegó al poder. Sus ‘comisiones sindicales’ están fijadas hasta el 14 de marzo de 2023 en el primer caso, y hasta el 19 de noviembre de 2023 en el segundo. Cuando lleguen esas fechas, lo más probable es que conseguirán nuevas declaratorias de comisión para continuar percibiendo millonarios sueldos sin trabajar ni un solo minuto.

Ninguno de esos 18 dirigentes trabaja, todos están ‘en comisión’, pero reciben puntualmente sus remuneraciones, consideradas astronómicas si se comparan con los míseros salarios mínimos que recibe la mayoría de los trabajadores que sí asisten diariamente a sus fuentes de trabajo.

En un tiempo de crisis económica donde el Estado se presta dinero de organismos internacionales para cumplir con los gastos administrativos, y cuando gran parte de la población vive abandonada de atención y en condiciones de extrema pobreza, resulta un insulto a la dignidad humana que un grupo de privilegiados se llenen los bolsillos con dineros de todos los bolivianos, por no hacer nada.

La lista no es de solo 18 dirigentes, hay otros 43 que también son trabajadores de los sindicatos de YPFB que están o estuvieron en comisión. Juntos, los 61 dirigentes de la estatal petrolera reciben cada mes Bs 940.000.

Otro de los beneficiados de ese generoso regalo estatal es el dirigente Rolando Borda Padilla, declarado en comisión desde hace varios años, y que recibe un sueldo de Bs 21.688 de YPFB Transporte. Borda es conocido por su activa militancia en el MAS y su papel de agitador de masas que sale a las calles de Santa Cruz encapuchado y armado con palos a desbloquear vías cuando hay alguna protesta de la región.

Quizá no debiera extrañar a nadie que centenares de dirigentes sindicales en el país se beneficien de las muy cómodas ‘comisiones’ que son licencias para no trabajar y para recibir elevados sueldos, porque se trata de un recurso para comprar fidelidad que tienen los regímenes dictatoriales o populistas, como ocurre en Cuba, Venezuela, Nicaragua y ahora también Bolivia.

La lista de 61 dirigentes que se llevan cada mes esos Bs 940.000 corresponde únicamente a las empresas vinculadas con YPFB. Como ellos, hay centenares de otros dirigentes declarados en comisión en otras empresas del Estado que gozan de los mismos privilegios y que tienen en común un detalle no poco relevante: todos son leales defensores y aliados del MAS que están siempre dispuestos a salir a las calles a defender al Gobierno. ¡Cómo no hacerlo, si de eso depende que continúen en eterna ‘comisión’!

Tags