Escucha esta nota aquí

Un día después que el fuego devorara más de 2.000 hectáreas de pastizales, las instalaciones del recinto aduanero de la Almacenera Boliviana (ALBO), una turbina de propiedad de la estatal Boliviana de Aviación (BoA) y amenazara con afectar la planta de generación de energía eléctrica cercana al aeropuerto internacional Viru Viru (Santa Cruz), el ministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, Edgar Montaño, informó que esta cartera de Estado formalizó una denuncia en la Fiscalía para que se investiguen las causas y encuentre a las personas responsables del incendio de magnitud.

El domingo por la tarde, un incendio que presumiblemente se activó en la avenida G77, llegó hasta terrenos del aeropuerto internacional afectando las operaciones aéreas y amenazando aviones que se encontraban estacionados en la plataforma de la terminal aérea. El fuego amenazó con propagarse a urbanizaciones cerradas cercanas.

De acuerdo con estimaciones de la autoridad, el incendio fue provocado por quienes quieren desincentivar la reactivación económica que encarara la gestión del presidente Luis Arce. Descarta que hubiera sido producido por fenómenos naturales y ve sabotaje.

En ese contexto, Montaño manifestó que la denuncia presentada es por la presunta comisión de los delitos de atentado a la aeronavegación civil boliviana y daño económico. Habló de peritajes para cuantificar los daños, que los responsables deberán resarcir.

Según el reporte del ministro, el domingo, al menos 25 vuelos de las aerolíneas BoA y Amaszonas, cuyo destino era la ‘ciudad de los anillos’, fueron desviados al aeródromo de Cochabamba y unos 2.600 pasajeros fueron afectados.

Ayer, tras los trabajos de contención, Montaño garantizó las operaciones aéreas de despegue y aterrizaje de aeronaves, tanto nacionales como extranjeras, en el aeropuerto Viru Viru de Santa Cruz. De acuerdo con la autoridad, se desplegaron más de 220 bomberos quienes resguardan la planta eléctrica que está instalada en la zona.

Desde Servicios de Aeropuertos Bolivianos S.A (Sabsa), el gerente genera Elmer Pozo, señaló que el domingo, junto a la compañía aseguradora, verificaron la infraestructura aeroportuaria afectada (galpón de ALBO), así como la turbina de BoA y al menos cuatro vehículos afectados de propiedad de Sabsa.

Tras conocerse la denuncia del Ministerio de Obras Públicas, después del mediodía, se conoció que la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen de Santa Cruz (Felcc) dio paso a las investigaciones in situ para identificar el origen del fuego en la avenida G77 que llegó hasta el aeropuerto Viru Viru.Según las investigaciones preliminares, se presume que el incendio se habría ocasionado por la quema de basura cerca de los pastizales; sin embargo, el caso aún se investiga para determinar la verdad de los hechos.

Seguridad operacional

Desde la Asociación de Líneas Aéreas de Bolivia (ALA), el presidente Jorge Valle, indicó que el sector está profundamente preocupado por este tipo de acciones que todos los años, en esta época, se realizan y que ponen en riesgo la seguridad de las operaciones en el aeropuerto Viru Viru, el más importante del país que concentrada el mayor flujo de pasajeros y tráfico aéreo nacional e internacional.

Al igual que las autoridades del Gobierno, Valle cree que este tipo de incidentes asociados a incendios deben ser cortado para siempre y, para ello, pide una investigación profunda y seria hasta dar con los responsables.

“No es posible que haya gente que por ahorrarse algunos gastos recurran a la quema, situación que va en desmedro de la seguridad aeronáutica del país”, enfatizó, al alertar que Amaszonas, uno de los asociados, reportó efectos en al menos 15 operaciones nacionales y una internacional.

Desde BoA, el gerente general Ronald Casso, señaló que todavía no se realizó la evaluación técnica de la turbina que fue afectada por el incendio. No obstante, aclaró que está cubierta por la póliza del seguro. El perjuicio en las operaciones, según dijo, se reflejó en el desvío y la demora de vuelos por la permanencia de las aeronaves en los aeropuertos de Cochabamba, Tarija y La Paz por la dificultad para operar en el aeropuerto Viru Viru de Santa Cruz.

“Es un perjuicio que lamentablemente se da varias veces y que es un tema que afecta a los usuarios y a la economía de la empresa BoA y al medioambiente. Es una situación preocupante que se reitera cada año”, anotó Casso.

Riesgo en la operación aérea

Desde la perspectiva del experto en el sector aeronáutico y máster en diseño y gestión de aeropuertos, Daniel Navajas, los incendios forestales cercanos a un aeropuerto son peligrosos por la generación de humo y un factor de alto riesgo porque el viento puede arrastrar ceniza vegetal que puede dañar los motores de las aeronaves. “Es por eso que cuando ocurre este fenómeno, se desvían las aeronaves a otro destino o aeropuerto”, anotó.

El experto dejó entrever que hay ocasiones en que el incendio no solo afecta el entorno del aeropuerto y puede que el fuego ingrese a los predios del aeródromo, por lo que el administrador del aeropuerto debe activar todos los procedimientos de inspección de los equipos e instalaciones que podrían haber sido afectadas, especialmente ductos de iluminación, comunicación, y provisión de energía eléctrica.

En el departamento

La secretaria de Medio Ambiente de la Gobernación, Alejandra Sandóval, informó que hasta el momento se han registrado 66 emergencias por incendios de pastizales e incendios forestales los que han afectado más de 101.000 hectáreas en el departamento.

La autoridad indicó que hasta ayer se tenían seis incendios activos, uno en el municipio de San Matías, dos en Warnes (Viru Viru y alrededores), uno en La Guardia, uno en Portachuelo y uno en Roboré.

La emergencia en Viru Viru también obligó a desplazar una brigada de biodiversidad para verificar la afectación de la fauna en este sector.

La encargada de Rescate, Control y Fiscalización de Fauna Silvestre de la Gobernación, Cecilia Dorado, informó que un zorro patas negras y dos cuyes silvestres fueron rescatados el domingo en el incendio de Viru Viru. El primero, que fue rescatado por la Unidad de Bomberos Voluntarios Urbanos, no presentó quemaduras, pero tenía deshidratación profunda y desnutrición.

De la misma manera, el personal del Departamento de Emergencias Municipal (DEM) recuperó dos cuyes silvestres de la misma zona. En este caso, los dos ejemplares evidenciaban quemaduras graves en sus extremidades y una severa deshidratación.

Dorado indicó que en zona se observan pequeños y medianos animales como zorros, piyos y capiguaras.

La autoridad remarcó que las emergencias por incendios en este último tiempo se han presentado más en el área metropolitana, con especial énfasis en el incendio de magnitud como es el de Viru Viru, que movilizó a todos los grupos de primera respuesta y afectó también la fauna silvestre.

En el incendio en Roboré, el fuego está entre Naranjos y Candelaria y amenaza con ingresar al área protegida de Tucabaca, por lo que los guardaparques están desplazados para verificar la afectación.

En lo que corresponde al incendio en el municipio de San Matías, el fuego continúa latente y ha afectado a más de 39.000 hectáreas, según la Gobernación. En este sector están trabajando los tres niveles de Gobierno y también desplazan maquinaria pesada para mitigar las llamas. El equipo del Servicio Departamental de Caminos (Sedcam) apoya la tarea con maquinaria pesada para trazar los cortafuegos que contengan el avance de las llamas. Una oruga, una motoniveladora y una pala cargadora se encargan de abrir brechas mientras un camión cisterna apoya las labores de control del fuego.

Un monitoreo satelital de la Fundación para la Conservación del Bosque Seco Chiquitano (FCBC) evidenció que la cicatriz ocasionada por los incendios del mes de julio abarca 17.500 hectáreas dentro del área protegida, todos causados por propiedades privadas (hay 14 dentro del área protegida), sin autorización de la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Bosque y Tierra (ABT).

Por otro lado, Sandóval también se informó que hay 52 focos de quema activos, que se concentran en los municipios de San Ignacio de Velasco, Puerto Suárez, San Matías y Concepción. En los dos primeros días de agosto suman 176 focos y en lo que va del año estos llegan a 14.353 focos.

La autoridad recordó que la autorización de quemas feneció el 31 de julio, por lo que cualquier tipo de quema es ilegal y los infractores deben ser sancionados.

Comentarios