Escucha esta nota aquí

En medio del desolador ambiente que crea la pandemia del coronavirus, con dolor y hasta muerte, llega una brisa agradable de aire fresco para aliviar en algo esta situación, que es física y anímica. La Sociedad Boliviana de Música de Cámara está ofreciendo de manera virtual y gratuita una serie de miniconciertos denominados Música para respirar 24/7, en los que se puede escuchar agradables melodías, que relajan y estimulan el optimismo.

Esta propuesta boliviana fue lanzada en agosto de 2020. Desde entonces ha logrado llegar a casi seis mil personas en 46 países. La clarinetista Camila Barrientos y el trompetista Bruno Lourensetto son los impulsores del proyecto, que buscar sacar del cuadro de tristeza y dolor a quienes están sufriendo una enfermedad, como la que deja el coronavirus.

Cuatro ciclos

El primero ya está en marcha y estará en vigencia hasta el domingo 7. Se celebrará el centenario del nacimiento del compositor argentino Astor Piazzolla, con la interpretación de algunos de sus famosos temas, como Oblivión y Libertango.

La segunda temporada será del 3 al 9 de marzo, la tercera del 5 al 11 de junio y del 6 al 11 de septiembre la cuarta. En cada versión los miembros de la Sociedad Boliviana de Música de Cámara escogen los temas que interpretan.

Asistencia

Para recibir los conciertos de Música para respirar las personas interesadas deben enviar sus nombres y números de celulares por mensaje privado a la página de Facebook o Instagram de la Sociedad (@lasociedad.bo), para que los agreguen a la lista de quienes podrán escuchar y ver los conciertos por la aplicación que deseen, ya sea WhatsApp, Zoom, Signal o Telegram.

Además de los conciertos solicitados de manera inmediata, se pueden agendar conciertos para horarios y otras fechas específicas, las 24 horas del día.

Las presentaciones de Música para respirar, que duran entre cinco y 20 minutos, e incluyen presentaciones para instituciones educativas, centros de salud, hogares de niños y de adultos mayores, se convierten en una terapia en medio de la pandemia.

Comentarios