Escucha esta nota aquí

Hagan indemnizar a mis hijas, ellas no tienen padre. Me estoy muriendo...”, fueron de las últimas palabras de Disneyda Vare, una profesional de salud de Roboré. El desgarrador audio de pedido de auxilio y despedida hizo eco en la población hace un año, cuando empezaba la pandemia en el país. Disneyda fue una de las primeras profesionales médicas que falleció por Covid-19 en el país, dejando huérfanas a cuatro chicas.

Un año después, su familia trata aún de reponerse. “Su madre era todo para ellas. Era madre y padre. Hasta ahora no me explico lo que pasó. Ellas (las tres hijas) sienten su ausencia. La tienen todos los días ahí. Sus cenizas están en la casa. Todos los días ponen agua y flores. Es como si estuviera en el hogar, presente...”, cuenta Abner Vare, hermano de Disneyda, a tiempo de explicar que las pequeñas aún están asimilando todo.

En la actualidad

Ha pasado un año, las cuatro hijas recibieron atención sicológica para sobrellevar la situación por la que atravesaron. Hoy están a cargo de sus abuelos. Estudian y la única mayor de edad trabaja en la Alcaldía de Roboré, para ayudar a sustentar el hogar.

Abner cuenta que el pedido de indemnización no se hizo efectivo. “Había un decreto de indemnización de Bs 100.000, pero mentira, no dieron nada. Hicieron una burocracia la documentación. Extendieron la entrega con vueltas hasta que salió el anterior Gobierno y quedó en nada”, explicó Abner, aunque aclara que recibieron indemnización de otro seguro.

El año pasado se aprobó un decreto de indemnización a familias de médicos fallecidos, que no se hace efectivo. El actual Gobierno denuncia que no se definieron recursos para el pago de la póliza.


Comentarios