Escucha esta nota aquí

Luego de que el alcalde Jhonny Fernández dictara pausa administrativa el 12 de octubre, desde ayer, funcionarios municipales, encabezados por Andrea Daza, secretaria de Planificación, y por Ruddy Valverde, director de Medio Ambiente, repartieron aproximadamente 90 notificaciones a los asentados en el cordón ecológico, para darles a conocer la paralización de cualquier solicitud administrativa, modificación o innovación dentro de esa zona de protección.

 Uno de los lugares visitados fue el barrio Puerto Busch, ubicado en el cuarto anillo, entre las avenidas Busch y Centenario. Según el dirigente de los habitantes, Fenelón Vargas, los funcionarios de la Alcaldía repartieron los papeles a varias casas, aunque se les acabaron las copias legalizadas. Vargas mostró el documento, en el que se prohíbe, explícitamente, todo trabajo de construcción o ampliación de viviendas, urbanizaciones, condominios, cerramientos perimetrales, aperturas de nuevos caminos o sendas, fraccionamiento de predios, desmonte mecanizado o manual, remoción de suelos, caza, pesca y comercialización de animales silvestres, tala emplazamiento de fuentes fijas o móviles de contaminación acústica, y otros que puedan comprometer la funcionalidad hidráulica de la llanura de inundación y las funciones ambientales que brinda el Área Protegida Río Piraí. 

Asimismo, en su tercer y último artículo, la pausa administrativa ordena que los presuntos propietarios, poseedores o detentadores se apersonen ante la Secretaría Municipal de Planificación, específicamente a la Dirección de Gestión Urbana, adjuntando documentación que justifique su interés legítimo. 

Desde la Alcaldía aclararon que no se entregaron notificaciones a todos, y que la distribución continuará también hoy. 

“Esta notificación es para avisar que no se puede iniciar algún proceso ante la administración pública, no puede construirse ni innovar. De esta forma tener la pausa en todas las actividades que estén por desarrollar”, enfatizó Daza.

La secretaria explicó que el pasado martes tuvo reunión de coordinación con varias autoridades, justamente para tomar el mando de resguardar este sector, cuidarlo y hacer una pausa.

Agregó que el director de Medio Ambiente también tuvo una reunión ayer, para informar sobre que se dará cumplimiento a la ley nacional para el plan de manejo de los dragueros que, hasta el miércoles, continuaban operando con normalidad en el río y en zonas no autorizadas, como manifestaron desde Searpi en una inspección con el alcalde. 

“En el tercio central del río, es ahí donde se debería hacer la explotación de los áridos y agregados”, dijeron desde Searpi. Daza también explicó que se dará cumplimiento a la Ley 3425, de junio de 2006, que actualmente está en vigencia, para que el proceso de dragado se haga según el plan de manejo. 

“Todo el sector que abarca el borde ecológico será notificado”, aseguró. Desde Puerto Busch, los habitantes dijeron que esperan que la ley sea pareja para todos los que están sobre el cordón, ya que fueron los primeros notificados.

A la pregunta sobre la duración de la pausa administrativa no hubo una respuesta clara, pero Daza indicó que ya se está iniciando la implementación de la unidad técnica, que será presentada hoy de forma oficial, con toda su estructura organizativa. “Esta unidad se encargará de regular, controlar y monitorear todo este sector y también las riberas del río Piraí”, añadió. También hay expectativa sobre el detalle de las zonas donde se entregaron las notificaciones.

Informe del Searpi

 Durante la inspección llevada a cabo con la presencia del alcalde, de la Gobernación y de la Autoridad de Fiscalización de Bosque y Tierra (ABT), el personal del Searpi explicó que existen seis puntos críticos en el río Piraí. 

En su informe de medidas estructurales del río Piraí, el Searpi informó sobre 54 puntos de extracción de áridos y agregados dentro del tercio central, y 31 puntos fuera de ese tercio. En cuanto a las actividades antropogénicas, se encontraron residuos dispersos de neumáticos y microbasurales, escombros, tala de árboles y viviendas precarias. 

El Searpi observó que en el estado actual de la cobertura de suelo en la servidumbre ecológica, 23,47% del área se encuentra sin bosque; y en el bosque de protección, el 55% ya carece de cobertura boscosa.

Comentarios