El Deber logo
29 de marzo de 2023, 4:00 AM
29 de marzo de 2023, 4:00 AM

Por Lic. Verónica Ortiz Flores-docente

Como maestra de Biogeografía del nivel Secundaria Comunitaria Productiva, luego de leer y analizar los contenidos de la nueva malla curricular, quedo sorprendida con los ajustes que supuestos pedagogos especialistas en educación, contratados por el Ministerio de Educación han realizado. Me pregunto si con estos cambios se elevará la calidad educativa. ¿Cómo le iría a Bolivia si se presentara a la prueba PISA? ¿No estaremos empeorando el nivel educativo?

PISA, por sus siglas en inglés, es el Programa para la Evaluación Internacional de Estudiantes, que hace 15 años lleva adelante la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Los últimos resultados han valorado mucho el sistema escolar de algunos países que alcanzan buenos estándares en educación.

Compartiré algunas características de las propuestas curriculares de algunos de estos países: En China el respeto y la obediencia al maestro es total, y no solo obedecen los alumnos sino que también lo hacen los padres; todos los estudiantes deben cumplir las reglas sin excepciones, aunque se trate de disuadirlos con gritos o amenazas; más allá de la aplicación de métodos tan distintos, los representantes de la educación en China se sienten orgullosos de los resultados, aunque el camino para lograrlos sea traumatizante, según los estándares de una cultura más progresista.

Por otro lado, en Singapur el sistema educativo está en pleno proceso de evolución, su objetivo es ofrecer a los estudiantes diversas opciones para que puedan elegir las que más se ajustan a sus intereses y a su forma de aprender, las escuelas pueden adoptar diferentes programas y hay asignaturas de libre elección, además existen centros independientes especializados en áreas concretas, como matemáticas o ciencia y la tecnología, arte o deportes.

En Estonia se promueve la autonomía. “Tienen un sistema educativo descentralizado y muchas decisiones se toman a nivel escolar, sus escuelas y maestros tienen una gran autonomía para decidir cómo enseñar, a qué personal contratar o qué capacitaciones brindar, incluso tienen libertad para dar forma a sus propios planes de estudio siguiendo las pautas establecidas a nivel nacional.

En Finlandia los profesores tienen gran libertad para organizar sus clases de forma independiente, sobre la base de los programas educativos nacional y local. En los últimos tiempos se ha hecho hincapié, entre otras cosas, en la globalidad amplia de algunas asignaturas, en el estudio de fenómenos cotidianos, en la informática y en la comunicación, con frecuencia, los niños tienen el mismo profesor los primeros seis cursos. El profesor puede conocer bien a sus alumnos y sabe desarrollar las clases conforme a sus necesidades. Un importante objetivo es que los estudiantes aprendan a pensar por sí mismos y que se responsabilicen de su propio aprendizaje.

Ahora, preguntémonos cómo se podrá mejorar la educación con un currículo maquillado para que parezca que tenemos una súper educación y que el mundo crea que el modelo educativo boliviano es la solución a las desigualdades. No hay cosa más absurda que pensar que podremos mejorar como sociedad con un currículo con parches.

Veamos un caso en el nivel primario, algunos de los contenidos a desarrollar son: introducción de lengua originaria y extranjera, actividades económicas en comunidad, ajedrez, juegos rítmicos, lectura musical no convencional, nociones de estadística, origami y teoría básica de robótica. No me cabe en la cabeza en qué tiempo desarrollará el maestro estos contenidos, si en la práctica apenas tiene tiempo para desarrollar la lectoescritura en los niños, cuando desde las normas del Ministerio de Educación se prohíbe pedir material a los padres de familia, porque “es un atentado a su economía”.

En secundaria la situación es peor. Los contenidos que propone el currículo son extremadamente superfluos: regulación de emociones, mesas de diálogo, tipos de violencia, modelo económico, ajedrez y juegos de mesa, lectura y escritura de ensamble musical, pisos ecológicos, gestión integral de residuos y electrónica y programación básica. Es una falacia pensar que los maestros tendrán el suficiente tiempo para abordar tanto, cuando la carga horaria para las áreas exactas como matemática, química o física son solo 2 periodos en la semana, apenas se pueden desarrollar contenidos esenciales, además los gobiernos municipales ni siquiera hacen el esfuerzo de equipar los laboratorios de las unidades educativas.

Por otra parte, vemos de manera preocupante como la coyuntura actual se vale de este instrumento educativo para desarrollar una forma de adoctrinamiento en la comunidad estudiantil. Esta situación no está lejos de la realidad porque la carga horaria de un maestro de quinto y sexto de secundaria de Ciencias Sociales es de 32 horas semanales, por encima de Química y Física, que apenas tienen 8 horas semanales, ¿cómo se puede desarrollar aptitudes científicas en los estudiantes con tan pocas horas?

Uno de los contenidos del currículo es el tema Modelo Económico, me pregunto qué modelo se estudiará en las aulas, el actual y por qué no se tendría que estudiar todos los modelos económicos. La situación de desconfianza es mayor si observamos los textos escolares que el Ministerio de Educación entrega a las unidades educativas, introduce una visión doctrinaria, partidaria y nada objetiva de la realidad. Qué tipos de debate generará el maestro cuando le están imponiendo contenidos de carácter doctrinal.

Para mejorar es prioritario que el currículo esté centrado en el ser y posiblemente en el decidir, porque es ahí donde el niño y el adolescente se fortalecen en su yo y de esa manera se puede formar a excelentes seres humanos para la sociedad, no simplemente repetidores de conocimiento. 

Para coadyuvar en la formación del ser, tenemos que dejar de tener leyes tan permisivas y piadosas, que ni siquiera se las cumplen, cómo pretendemos cambiar cuando hoy los padres justifican los malos actos de sus hijos y culpan a los maestros del mal rendimiento escolar de sus hijos, más aún cuando las autoridades educativas apoyan este mal accionar de los padres. Con simples contenidos improvisados no se logrará una sociedad con personas que comprendan, piensen, cooperen y contribuyan de manera activa y democrática al desarrollo económico, político y social.

Mejoraremos como sociedad cuando los responsables del poder público dejen su mezquindad y asuman que la educación tiene que ser una política de Estado, no partidaria, de lo contrario seguiremos en el mismo camino.
Y veo muy lejos a Bolivia de poder tener un lugar meritorio en la prueba PISA si es que las autoridades dejaran que esta se aplique a nuestro modelo educativo, porque estoy muy segura que no nos dejarían tomar la prueba para decir que nuestro sistema es el mejor de todos.

Tags