Opinión

Nuevas elecciones ¿Y ahora quién?

El Deber logo
4 de enero de 2020, 3:00 AM
4 de enero de 2020, 3:00 AM

Sebastián Crespo Postigo - Activista

La pregunta que queda en incógnita de todas las reuniones familiares en esta época es, ¿Ahora por quién votamos este 2020? Podemos deducir según las últimas encuestas realizadas por diferentes medios, que como siempre en Bolivia existirá una democracia plural y diversa, con varios postulantes a la presidencia, con distintas ideologías y doctrinas entre medio, por consecuencia y tomando la reciente candidatura de Camacho–Pumari, es importante considerar ciertos parámetros para analizar a los postulantes de todos los partidos.

Axel Kaiser menciona lo siguiente: “Los únicos responsables de nuestros fracasos somos los mismos individuos que en nuestra propia comodidad, ignorancia y cobardía no hemos estado dispuestos, salvo excepciones, a defender los principios de la libertad”

Esta idea de la libertad debe ser precursora y el fin mismo al momento de considerar darle nuestro voto a algún candidato, por ese motivo, es imprescindible seguir ideas, valores y principios, no así personas. Porque cada voto es único y crucial, y que define el futuro de todos. 

Considerando esto es importante entender que no se vota por agradecimiento a algo, se vota por las mejores propuestas, las que reflejan responsabilidad al accionar, que sean ideas coherentes. 

No nos olvidemos que el presidente y todo el gobierno en conjunto viven de nuestros impuestos, trabajan para nosotros. No tenemos por qué aceptar el popular “mal menor” “voto útil” “frente único”, esta generación recuperó la democracia, respetémosla desde su esencia, que se presente el crea que pueda gobernar, que se someta al juicio de cada boliviano, que no caiga en populismos, ni de izquierda ni de derecha, que no venga en nombre del pueblo que tal cosa no existe, la fatal arrogancia de creer que son salvadores y únicos, es su perdición.

Si la libertad significa algo será, sobre todo, el derecho de decirle en especial a los políticos, aquello que no quieren escuchar. Esta generación tiene claro que debemos participar, que en democracia existe tolerancia, pluralismo, respeto, justicia, igualdad y sobre todo libertad de elección. El pensamiento crítico, la rebeldía, las calles y nuestra voz es nuestra mejor herramienta.

Llegó el momento de una verdadera batalla de ideas, hoy festejamos la propuesta de ley de la presidenta Jeanine Áñez, exigiendo a los postulantes a debatir, un paso contundente en el fortalecimiento de la democracia.

Este 2020 debemos reconstruir este país, el espíritu de las leyes como decía Montesquieu, es clave para la recuperación de la institucionalidad. La responsabilidad está en nosotros, elijamos para tener “el gobierno de los mejores”.

Tags