Escucha esta nota aquí

“Traspaso puesto en el nuevo mercado La Ramada”, “dos puestos en venta en el mercado minorista La Ramada”, son algunos de los avisos que se encuentran en la ventana market place, de Facebook. Los precios por cada puesto oscilan entre Bs 7.000 y más de 15.000, dependiendo de la ubicación, el tamaño y las condiciones del local.

EL DEBER siguió varias publicaciones de la red social y constató que hay gente que intenta comercializar locales de venta en este centro de abastecimiento, a pesar de estar prohibido porque se trata de un bien municipal.

Hace más de una semana, el perfil de Facebook de Dann Duvayano hace una publicación, en marketplace en la que ofrece un puesto en dicho mercado y deja como referencia un número de celular, pero no ingresa la llamada.

Se envía un mensaje a la publicación y facilitan un nuevo número para consultar las condiciones de venta. La persona que contesta indica que el precio es de Bs 12.000 y el puesto mide un metro y medio por dos metros.

La persona asegura que puede dar hasta un documento de traspaso con firma del presidente de la asociación, que garantiza la transferencia del puesto. De forma inmediata envía fotografías del local, pero al compararlas con las que están en la publicación de Facebook, salta a la vista que no se trata del mismo local.

En otra publicación se lee: “traspaso dos puestos en la nueva La Ramada” y acompaña un número telefónico. Al llamar, responde un hombre que se identifica como Alex, quien explica que “los puestos se encuentran en el galpón grande, en el lugar de los abarrotes”. Agrega que ambos puestos tienen alrededor de tres metros por dos y medio, tienen malla, no cortinas metálicas.

Detalla que ambos cuestan $us 4.500 (es decir, cada uno más de Bs 15.500) y que, por cada uno, adicionalmente hay que pagar Bs 3.000 para afiliarse a la asociación y así obtener la credencial de vendedor. “Es un precio bajo, en esa zona se paga hasta $us 4.000 por cada puesto. Yo me saldría de la asociación y usted entra”, dice.

EL DEBER también realizó recorridos por este mercado municipal para indagar si hay ofertas fuera del Facebook.

Tras varias consultas, el pasado lunes una mujer, identificada como María, dice que tiene un puesto para vender. Se trata de una caseta en la acera sur, que no mide más de un metro y está al lado de la división perimetral del mercado.

“Lo quiero vender. Está en Bs 7.000, ya tiene agua. Estamos tres años y ya hemos hecho mejoras”, justifica.

Sobre los trámites detalla que se debe de conversar con la asociación. Para afiliarse, se debe pagar Bs 1.000.

Agrega que se hace un documento de traspaso notariado y que, con eso, solo debe cumplir con asistir a vender.

Tras la consulta facilita un número de celular en el caso de estar interesada.

En el siguiente contacto, ofrecen dos puestos juntos en el galpón sur. Solo es un espacio marcado, sin malla ni división. “Están en Bs 14.000 los dos puestos”, dice la persona con la que se conversa.

La mujer que asegura que no es la propietaria, dice que allí se puede vender cualquier producto y justifica el precio, indicando que está en esquina.

En caso de estar interesado en la compra, explica que se debe seguir el mismo procedimiento de los anteriores casos. También ofrece el documento de traspaso notariado.

Ley Municipal 136 y su reglamentación establecen que debe otorgar solo un puesto por cada familia gremial.

Además, el Código Penal prohíbe la venta de bienes públicos. Esta norma, en su artículo 237, establece que el que venda como bienes que son de su propiedad, será sancionado con privación de libertad, de uno a cinco años.

El subdirector del mercado minorista La Ramada, Luciano Ribera, reconoce que hasta las oficinas de administración llegaron denuncias de que estarían ofreciendo puestos de venta.

“Si intentan vender es ilegal. El mercado es patrimonio del Gobierno Municipal. Los comerciantes fueron beneficiados con un espacio, no son dueños, no pueden vender. Recibieron un beneficio y a cambio deben pagar patente”, dice Ribera.

Ribera asegura que la oferta a través Facebook ya es de su conocimiento y que la instancia legal de la Alcaldía está haciendo el seguimiento correspondiente.

Entre tanto, los dirigentes de las federaciones que ocupan este mercado dicen que desconocen esta situación.

El presidente de la Federación Única, Jesús Cahuana, indica que hay comerciantes que han hecho mejoras y posiblemente, con estas ofertas, intentan recuperar su inversión, pero cree que se trata de casos aislados.

“No se puede vender, el mercado es del municipio. Ahora es cierto que entregaron algunos puestos vacíos, abiertos, por eso algunos comerciantes cambiaron piso, pusieron puertita, mejoraron. Si uno de ellos se desanima y se quiere salirse, seguro pedirá que le devuelvan su inversión, pero ese no es un tema generalizado, será un 1 o 2% de todos los que están”, señala el dirigente.

Al ser consultado sobre las ofertas de Facebook y el procedimiento explicado por los comerciantes, dice: “no creo que alguien ofrezca sabiendo que está sujeto a que lo metan en la cárcel, pero le digo si un comerciante hizo una inversión de una puerta corrediza, no creo que pase más de Bs 3.000, quizá pidan que le devuelvan eso, es el costo de una mejora. Qué más puede pedir”.

A su vez, el presidente de la Federación Gremiales Unidos, que ocupan el parqueo, Jaime Flores señaló que en el caso de su federación cada comerciante hizo su inversión en las casetas y “quizá quiere recuperarla”.

“No se puede negociar, es espacio público. Tampoco es legal. Quizá lo hacen por desconocimiento o porque perdieron la fe en las ventas y quieren recuperar la inversión, las casetas están arriba de 3.000 o 4.000 bolivianos dependiendo de la cerrajería, cada persona puso su caseta, hasta ahí tal vez puede ser algo comprensible, quizá quiera recuperar y nosotros tenemos que facilitar si hay un acuerdo. No podemos quitarle (el puesto) y darle a otra persona gratis”, sostuvo.

Entre las ofertas identificadas por Facebook y también en el recorrido había ofertas de puestos en venta solo con un piso marcado, sin cortina ni malla.

Este mes se cumplen tres años del traslado de comerciantes desde las calles de la antigua La Ramada al nuevo centro de abastecimiento. En el minorista La Ramada los puestos fueron entregados gratis a personas que tenían al menos diez años vendiendo en las calles, según la Alcaldía Municipal.

La alcaldesa interina de Santa Cruz de la Sierra, Angélica Sosa dijo que “nadie debería vender esto (puestos), porque es público” y advirtió que, si alguien lo intenta, puede ser pasible a procesos penales. “La Secretaría de Transparencia tiene denuncias, a las que se le hace seguimiento”, afirmó.

Por su parte, el alcalde electo, Johnny Fernández confirmó que realizará una auditoría a la asignación de puestos en todos los mercados municipales trasladados, debido a que recibió denuncias, aunque ninguna formal, de irregularidades en la designación de puestos.

Reversión de puestos

Ribera dice que debido a que se está en proceso de transición municipal se decidió paralizar la reversión de puestos hasta que asuma la nueva autoridad municipal.

“Estamos tratando de controlar, pero estamos tropezando con las Federaciones que muchos intentan volver a la antigua La Ramada”, sostuvo.

Sosa aseguró que instruyó que mientras dure su gestión, se seguirán realizando los controles necesarios. “Se está actuando en Ley, pasé una carta a la directora del Área (de Mercados), que se verifique, que se tenga en orden, se reviertan aquellos desocupados”, aseguró.

Se intentó conocer la versión de la dirección de Mercados, a cargo de Sonia Rueda, pero no fue posible.

No pagan servicios

Ribera reconoce que actualmente el municipio se sigue haciendo cargo del pago de agua y luz en este nuevo mercado.

Agregó que se trabaja en que los comerciantes comiencen a pagar su patente municipal, el precio varía de acuerdo al tamaño del puesto y el sector.

“Los que ya pagan la patente es un número muy reducido, mínimo, pero se están realizado reuniones con los dirigentes para llegar a que todos cancelen”, sostuvo.

En el 2019, desde la Secretaria Municipal de Recaudaciones (SER) se reconoció que ni el 10% de los comerciantes de los nuevos mercados (La Ramada, Los Pozos y Abasto) pagaban patentes.

Calles llenas

Por otro lado, las calles del antiguo mercado La Ramada se están llenando de comerciantes. El caos es a diario y las autoridades municipales reconocen la situación, que se genera también porque la gente sigue comprando a los ambulantes.

“Las calles están un desastre, pero seguirán los controles hasta el último día (de mi gestión). Las nuevas autoridades deberán garantizar el libre tránsito”, asegura Sosa.

Ella insiste que con un gran esfuerzo se logró trasladar 40.000 personas a desde los mercados La Ramada, Los Pozos, nuevo Abasto y la rotonda del Plan Tres Mil.

Cahuana, quien apoyó desde el Concejo Municipal el plan de traslado de comerciantes, dijo que faltó apoyo de otras instancias, como la Policía, para continuar con el control.

Comentarios