Escucha esta nota aquí

Después de tanto insistir, el Movimiento por la Devolución de Aportes a las AFP y la Comisión de Planificación Política Económica y Finanzas de la Cámara de Diputados, llegaron a un acuerdo para la devolución parcial de los aportes de los ahorros para la jubilación. El retiro anticipado de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) será por única vez y alcanzará solo a aquellas personas que en este momento no perciben una remuneración del sector público o privado; es decir, que se encuentren desempleados.

A decir del presidente de la comisión de Planificación, Política Económica y Finanzas de la Cámara de Diputados, Omar Yujra, la devolución de los aportes de las AFP será voluntario y beneficiará a aquellas personas que en este momento no cuentan con un trabajo, ni perciben un ingreso.

Una vez aprobada la ley -será ingresada para su tratamiento la próxima semana- Yujra explicó que se podrá devolver hasta el 15% de los aportes a las personas que tengan en su cuenta individual de las AFP hasta Bs 100.000. Para quienes tengan en su cuenta más de Bs 100.000, la devolución podrá ser posible hasta un monto máximo de Bs 15.000. “Nos hemos sentado con los actores del sector movilizado y las decisiones del acuerdo se dieron en base a un análisis técnico equilibrado, que no perjudique ni al sistema de pensiones ni al financiero”, mencionó Yujra.

El proyecto establece que el Estado no restituirá el monto de devolución parcial o total de aportes al que accedan los asegurados. Hace notar que aquellos que retiren una parte de sus ahorros seguirán beneficiándose en el futuro de la fracción solidaria financiada con recursos del Fondo Solidario.

En torno a rumores en sentido de que no existen fondos en el sistema de pensiones, Yujra aclaró que es falso. Anotó que en 2005 el fondo de pensiones representaba alrededor de $us 2.000 millones y que hoy ronda los $us 21.000 millones. “Se ha multiplicado por 10”, dijo.

En opinión del responsable de la Comisión Técnica del Movimiento de Emergencia Nacional por la devolución de aportes a las AFP, Carlos Calle, después de tanta insistencia, finalmente lograron un acuerdo con el titular de la Comisión de Planificación, Política Económica y Finanzas del Legislativo y la directora ejecutiva de la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Pensiones y Seguros (APS), Patricia Mirabal, para el retiro parcial de aportes de las AFP.

Calle manifestó que a las personas desempleadas que tengan hasta Bs 100.000 en sus cuentas individuales se les devolverá hasta el 15% de lo que tuviere y, por encima de Bs 100.000, solo Bs 15.000. Anotó que hasta noviembre del año pasado había 2.408.412 afiliados a las AFP, de las que aclaró que 908.000 están excluidas y no se van a beneficiar de la devolución.

“Quienes se van a beneficiar serán 1,5 millones de personas que no tienen trabajo y han logrado tener sus cuentas personales provisionales, fruto de los aportes y los rendimientos que han obtenido”, puntualizó Calle.

Del monto que se requerirá para proceder a la devolución de aportes, Calle señaló que se ha estimado aproximadamente $us 620 millones y que, para ello, se recurrirá a tres fuentes de financiamiento: las recaudaciones que realizan las AFP todos los meses ($us 150 millones), los vencimientos de cartera y una determinada cantidad de los recursos que las AFP tienen en caja y banco.

Liquidez comprometida

Para la economista y exgerente regional de la AFP Futuro de Bolivia, Kathia Vaca Díez, sería importante saber si se ha realizado algún estudio actuarial para verificar si la devolución de aportes no afecta la sostenibilidad del sistema a largo plazo y, consecuentemente, las pensiones para la jubilación.

Vaca Díez cree que si bien se inyecta dinero a corto plazo para consumo, es importante cuidar la estabilidad de la que ha gozado el sistema financiero en las últimas décadas. “El 60% de los $us 20.000 millones de ahorro de los fondos de pensiones se encuentra invertido en DPF de entidades financieras, lo que ha permitido créditos a largo plazo y a bajas tasas de interés”, expresó, al insinuar que la desinversión, sumada al diferimiento y periodo de gracia de los préstamos, puede comprometer la liquidez de los operadores de intermediación del sistema financiero nacional.

Sustituir beneficio por pérdida

El también economista Gonzalo Chávez, a través de su cuenta de Facebook, advierte que quienes retiren parte de sus ahorros previsionales, a futuro deberán trabajar más o resignarse a recibir menos dinero cuando se jubilen. “Es un impuesto a futuro, pero si eres informal y perdiste el empleo te conviene sacar tu dinero para capitalizarte, puede ser una buena alternativa”, sostuvo.

Chávez dijo que un empleado que retira Bs 15.000, lo está sacando de su ingreso futuro y tendrá menos ingresos para cuando tenga edad para jubilarse o deberá trabajar tres a cuatro años más para compensar el retiro. “Es sustituir beneficio presente con pérdida futura”, indicó.

El economista recordó que el desempleo en Bolivia está en alrededor del 8%, entonces, es ese grupo el que recibiría los recursos, una cantidad menor a la que se pensaba. Sostuvo que devolver parcialmente los aportes significará aumentar la demanda agregada y los ciudadanos financiarán la recuperación económica.

En torno a la nueva norma que se debate en el Legislativo, Chávez sostuvo que de los nuevos aportes el Estado recibe como $us 300 millones cada año. Entonces, cuestionó si esos fondos alcanzan para la devolución a los aportantes.

Afectará la jubilación

Para el especialista en finanzas, Jaime Dunn, el retiro anticipado de aportes que se está pretendiendo tiene efectos en el sistema de intermediación financiera, dado que gran parte de los recursos de los fondos de pensiones se los utiliza para otorgar créditos y a través de estas operaciones se busca una reactivación financiera. “Un elemento fundamental de la reactivación financiera es la intermediación de recursos, lo cual se podría ver reducido”, alertó.

Más allá del tema financiero, Dunn cree que la afectación más grande y preocupante es el daño que se van a causar a los mismos asegurados que buscan la devolución. Aduce que algunos no se van a poder jubilar por la devolución y que aquellos que lo logren verán sus jubilaciones muy disminuidas, porque es una inversión en el tiempo y los rendimientos se capitalizan y crecen en los años que la cuenta está activa.

Asimismo, señala que esas personas que no se van a jubilar perderán todos los beneficios que hoy en día ofrece el sistema integral de pensiones, como ser el pago mensual de la jubilación y el seguro de salud, que en tiempo de pandemia no tenerlo, puede ser muy dramático. “Lo más complejo que dice el proyecto de ley es que también pierde la porción solidaria”, anotó Dunn.

Comentarios