Escucha esta nota aquí

La cárcel de Palmasola, la más poblada de Bolivia con casi 6.000 reclusos, será la primera en abrir nuevamente sus puertas para el ingreso de visitas de familiares a partir de este lunes, 21 de septiembre, luego de meses sin permitirlas debido a las restricciones impuestas como parte de las medidas de prevención para contener el avance del coronavirus n el país.

Así lo confirmó a EL DEBER el coronel Marcos Pérez, director nacional de Seguridad de Régimen Penitenciario, que dio el visto bueno a las acciones que se ejecutarán en el reclusorio. Marcos Dongo, director departamental de Régimen Penitenciario, dijo que en esta primera etapa las visitas solo serán para los reos del área de régimen abierto o PC-4.

“El resto de los pabellones pidieron aún no ser incluidos en esta apertura de las visitas”, precisó Dongo.

La cárcel de Palmasola permaneció, desde la primera quincena de marzo, en cuarentena por decisión de la misma población penal. Durante casi siete meses los internos no recibieron visitas, solo les hacían llegar víveres  hasta la puerta principal de la cárcel para evitar contagios de la pandemia del Covid-19.

La apertura, según Seguridad Penitenciaria, fue posible gracias a las certificaciones emitidas por las autoridades de salud, que hicieron un análisis sobre la afectación del contagio en todos los penales del país.

En Palmasola el ingreso primeramente se lo realizará en los horarios de 9:00 a 16:00. Los visitantes tendrán que sujetarse a la terminación de su cédula de identidad para evitar las aglomeraciones y posibles nuevos contagios de coronavirus.

El lunes ingresarán las personas cuyo carné termine en 1 y 2, martes en 3 y 4, miércoles en 5 y 6, jueves en 7 y 8 y viernes en 9 y 0.

Los días sábados y domingos la Gobernación de la cárcel, en coordinación con todos los reclusos, realizará la limpieza general en todos los pabellones que son parte del régimen abierto.

Medidas

Como primera acción se tiene pensado poner a disposición de internos y familiares las casetas de bioseguridad, comenzando en el PC-4, para después avanzar con Chonchocorito, régimen de mujeres, el área de máxima seguridad y otros espacios utilizados por los reos.

Como parte de las acciones en Palmasola, se está habilitando el detector de la puerta principal y  la señalética en el interior de los pabellones sobre las limitaciones de espacios físicos en el ingreso, con el apoyo de los internos.

Las visitas deben ingresar con barbijo y máscaras faciales. Se analiza la entrada de visitantes con alcohol en líquido o lavandina.

No podrán ingresar personas que tengan enfermedades de base, lo mismo que los niños, las mujeres embarazadas y los adultos mayores de 50 años.

Sólo podrán visitar Palmasola personas que tengan entre los 18 y 50 años.

El gobernador de la cárcel de Palmasola, coronel Luis Fernando Céspedes, informó que para evitar las aglomeraciones, los víveres para los privados de libertad serán dejados en la puerta principal, para que luego sean ingresados por los policías.

Las autoridades penitenciarias pidieron la colaboración máxima a los mismos internos para que ingresen sus visitas, pero con todas las medidas de bioseguridad.

Lo reclusos hicieron llegar un voto resolutivo expresando su conformidad con plan de ingreso y aseguraron que si se presenta un solo contagio durante este periodo de visitas, ellos se harán cargo de su atención.

Antes de la cuarentena y la llegada del virus, las visitas a la cárcel de Palmasola se regían de acuerdo a horario. El ingreso permitido era de lunes a domingo, previo a registro en la puerta principal y la requisa. Además de los controles con el detector para evitar el ingreso con armas blancas, de fuego, droga, equipos de comunicación y otros.

Las brigadas médicas seguirán ingresando al penal para hacer revisiones y valoraciones para la prevención, no solamente de personas con posibles contagios del coronavirus, sino de otras enfermedades como el dengue, influenza, la tuberculosis y otras.

Restricción en el resto

La Dirección Nacional de Régimen Penitenciario mantendrá las restricciones por la pandemia, en las cárceles del resto del país.

Entre ellas la de San Pedro, Chonchocoro, la cárcel femenina de La Paz, San Sebastián y el Abra en Cochabamba, Mocoví en Beni, así como los recintos penitenciarios en Oruro, Pando, Tarija, Potosí y Sucre.

El director nacional de Seguridad de Régimen Penitenciario, coronel Marcos Pérez, dijo que de manera progresiva se irán abriendo las puertas a las visitas de los reclusos en el resto de las cárceles del país.

Durante un análisis entre las autoridades penitenciarias, se decidió dejar que  se certifiquen los penales de acuerdo a estudios de los responsables de la salud. Las medidas deben ser aplicadas gradualmente.