Escucha esta nota aquí

La Empresa Siderúrgica del Mutún, en un comunicado difundido el viernes, señaló que al menos 15 empresas se presentaron a la convocatoria en modalidad “por excepción”.

La nota señala que el proceso de contratación fue iniciado bajo la modalidad por excepción. Aclara que esto “de ninguna forma fue un impedimento para transparentar este proceso de contratación, ya que no fue cerrado ni restringido a un solo proponente sino con invitación pública a potenciales proponentes”.

“Al efecto se emitieron las convocatorias respectivas en diferentes medios de prensa de circulación nacional (EL DEBER, Los Tiempos y La Razón), así como en la página web de la ESM y su enlace con el ministerio de Minería y Metalurgia, dice el texto.

“Como producto de esa convocatoria, menciona que se presentaron 15 propuestas entre empresas nacionales y extranjeras, cuyos montos oscilaban entre $us 1.300.000, $us 900.000, entre otros montos “que se alejaban de la política y principios de austeridad previstos por el Estado boliviano para la presente gestión”, advierte.

Además de especificar que el RPA no era un requisito, puntualiza que “el proceso de contratación se realizó estrictamente cumpliendo la normativa vigente, razón por la cual no hubo ninguna impugnación dentro del mismo por parte de ninguno de los proponentes, habiéndose desarrollado con transparencia, legalidad, honestidad y responsabilidad”.

Además, el comunicado sostiene que el contrato, una vez suscrito, cumplió con las formalidades de registro y reporte ante las instancias competentes y la Contraloría General del Estado.

El abogado del Comité Cívico pro Santa Cruz, Jorge Valda, replicó que los términos de referencia establecieron el 31 de marzo, como fecha límite de presentación de las postulaciones.

Pero, en el camino modificaron los términos de referencia, ampliaron el plazo cinco días, y cambió la figura de licitación pública a contrato por excepción.

El jurista hizo notar que en el contrato, el NIT del bufete fue escrito de manera incorrecta.

El Comité Cívico Pro Santa Cruz presentó una denuncia formal ante la Fiscalía contra el ex ministro Héctor Arce Zaconeta y el exprocurador Pablo Menacho por haberse adjudicado un contrato millonario de prestación de servicios con la Empresa Siderúrgica del Mutún.

“La contratación se la realizó en un plazo de 30 días bajo la modalidad por excepción y la firma de profesionales está compuesta por cuatro abogados, dos de ellos que durante su mandato (autoridades de Gobierno) tuvieron información privilegiada, lo que les impide acceder a este beneficio”, dijo.

La denuncia fue realizada por los delitos de uso indebido de influencias, beneficios en razón del cargo, contratos lesivos al Estado, resoluciones contrarias a la ley, uso indebido de información privilegiada e enriquecimiento ilícito. “El Ministerio Público debe investigar y sancionar a los responsables”. Los denunciados son exautoridades de la Procuraduría como Arce, Menacho y el presidente del Mutún, Gustavo Choque.

Comentarios