Opinión

Paridad de género en candidaturas

El Deber logo
1 de enero de 2020, 3:00 AM
1 de enero de 2020, 3:00 AM

Carlos Bellott

Desde el 2004 en Bolivia rige la democracia paritaria (Ley 2771 art. 8), constitucionalizado luego el 2009. Desde entonces se supone que todos los cargos electos deben contar con al menos 50% de mujeres, por lo que las candidaturas deben ir en paridad y alternancia entre mujeres y hombres.

Hoy eso se aplica a los cargos electos de los órganos legislativos y del órgano judicial y a cargos de designación de instancias colectivas como el órgano electoral, pero no así a los órganos ejecutivos. Esto debido a que tienen un solo cargo (alcalde, gobernador, etc.). Pero, en el caso del gobierno central, existen dos cargos: el de presidente y vicepresidente (CPE art. 165.I). Sin embargo, esa paridad no se aplica al mismo.

El art. 26.I de la Constitución (CPE) dice que las mujeres tienen derecho a participar de las elecciones como candidatas, en equitativa e igualdad de condiciones que los hombres. En anteriores elecciones han evadido su aplicación argumentando que la vicepresidencia era parte del Legislativo y la presidencia del Ejecutivo. Sin embargo, los arts. 165.I y 145 aclaran que la vicepresidencia es parte del órgano Ejecutivo y no del Legislativo.

Por lo mismo, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) debe obligar a las organizaciones políticas y alianzas a que presenten pares de mujeres y hombres como candidatos a presidente y vicepresidente. Para esto, no requiere que la parte procedimental de la ley lo diga expresamente, ya que el art. 109.I de la CPE dice que los derechos se aplican directamente. No hacerlo, implicaría responsabilidad que no solo podría derivar en destitución sino también en procesos por delito de resoluciones contrarias a la Constitución y la ley (Ley 026 art. 4.II; Ley 018 art. 7; y CP art. 153).

Es importante que haya al menos una mujer en los dos cargos más importantes y de mayor poder del Estado, debido a la empatía de las mujeres con los temas como los feminicidios, la economía del cuidado y otros de alta importancia para la sociedad, que los hombres difícilmente podemos comprender. En su posesión, las y los vocales del TSE juran cumplir y hacer cumplir la CPE y las leyes, y se comprometen a fortalecer la democracia. En Bolivia es la paritaria además de intercultural. Esperemos que cumplan y contribuyan con ello a la justicia social para las mujeres del país.



Tags