El Deber logo
24 de marzo de 2022, 4:00 AM
24 de marzo de 2022, 4:00 AM

Por Lic. Zulma Montaño A

Eduardo Abaroa fue el primero de los civiles voluntarios en los preparativos de la Batalla del Topáter con Ladislao Cabrera. No habiendo más que hacer, Cabrera lo intentó persuadir de volver con su familia, a lo que Abaroa le contestó: “Soy boliviano, ¡esto es Bolivia y aquí me quedo!”. Asimismo, cuando los chilenos lo conminaron a rendirse, no se rindió. Cuánta valentía y generosidad de parte de este héroe que ofreció su propia vida en batalla para un bien superior y en defensa de nuestra comunidad.

Cada año en todo el país, el 23 de marzo se conmemora el Día del Mar y la población se reúne para rendir homenaje delante de los monumentos de Eduardo Abaroa. Esta ceremonia nos hace venir a la memoria uno de los eventos históricos más dolorosos para los bolivianos, la pérdida del mar. Sin duda también se presta para darle un alto significado y extraer las mejores enseñanzas posibles del ejemplo de patriotismo, coraje y amor a la patria de Eduardo Abaroa junto a otros bolivianos en la resistencia civil.

Una oportunidad para reactivar nuestra conciencia histórica que nos dé la capacidad de alcanzar un mayor conocimiento de los hechos que definieron lo que hoy es Bolivia. Entendimiento que nos proyecte a un futuro de mayor certeza con atención en la planificación del desarrollo, siempre vigilantes de nuestras fronteras. Nos alerte ante elementos que puedan obstaculizar el desarrollo, trabajar duro para evitar que esto suceda y se pueda construir un presente mejor.

Despierte la conciencia para el bien común, el sentimiento civilizado de compromiso con nuestro pueblo, con la paz, la hermandad, el derecho, el diálogo, la igualdad, la libertad y la democracia.

Por lo tanto, este aniversario de conmemoración representa lo que significa ser ciudadanos de una misma patria. Perderemos todos si no somos capaces de salvaguardar la herencia moral, civil y material que hemos recibido de manera tan humana de parte de nuestro compatriota Eduardo Abaroa y los que lo acompañaron.

Tags