Escucha esta nota aquí

“Cuando muera el Carnaval, yo con él quiero morir, y que lloren las peladas de todingo Santa Cruz...”, dice su canción favorita y así, con la fiesta grande ahogada por el coronavirus, su trompeta también se calló. La noche del miércoles, el músico cruceño Carlos ‘Perucho’ Suárez López falleció, a los 53 años, por complicaciones ocasionadas por el Covid-19.

Suárez López pertenecía a la tercera generación de una familia dedicada a la interpretación de la trompeta, pero, aunque hoy lloran el duelo, sus hijos, que heredaron el amor por la música cruceña y a sus instrumentos, continuarán con su legado.

Los ‘Peruchos’

La historia de la trompeta y los Suárez empezó con ‘Pedro’ Suárez Mendoza, su abuelo; continuó con Pedro Suárez Paz, que ya se ganó el apodo de ‘Perucho’; y siguió con Carlos Suárez López, que heredó el talento, el apodo y la banda de su padre.

Hoy, su hijo Miguel Ángel sigue sus pasos con la trompeta y Carlos Pedro eligió la percusión. Ellos quedarán a cargo de Banda Perucho, que lleva más de 40 años poniéndole ritmo al Carnaval y a infinidad de fiestas.

“Fue un hombre que amaba la música de su tierra, humilde, querido por todos. Seguiremos con lo que nos enseñó”, expresa Miguel Ángel.

El maestro

Nació el 4 de noviembre 1967, en Santa Cruz de la Sierra. Inició su trayectoria artística animando los Carnavales de la comparsa Chichis y luego pasó por las sedes de los Callejeros, Cereboces y, desde hace tres años, los Camba Vida Linda.

El periodista Bismarck Kreidler, organizador del Festival de Bandas, lo recuerda como un “brillante trompetista”, al igual que los demás músicos de su familia.

En su honor, el tradicional evento que se realiza en la Plaza del Estudiante llevó su nombre hace cinco años.

Su participación, junto a Banda Perucho o con Perucho Jr., también era infaltable en la competencia, en la que un año obtuvo la Trompeta de Oro Pedro Rivero Mercado.

“Los banderos son los que más han contribuido a la permanencia de nuestra cultura, a mantener viva nuestra música. Ellos introdujeron los taquiraris, chobenas, carnavales y brincaos en las fiestas”, expresa Kreidler.

Su colega, Willman Quiroga (hijo), de la Banda Internacional Milenium , dice que ‘Perucho’ fue un maestro para muchos, pues transmitió sus conocimientos a músicos que luego formaron sus propias agrupaciones o pasaron a otras.

Lamenta la pérdida de este gran cruceño y la situación de los músicos en general. Su padre, también Wilman Quiroga, se contagió de coronavirus en noviembre y la enfermedad dejó como secuela que apenas pueda tocar su trombón. Miguel Ángel Suárez cuenta que su padre amaba los ritmos orientales, pero igual disfrutaba los boleros.

También tenía talento para la composición. Creó la chobena y el brincao de los Vida Linda y el taquirari de la comparsa Mozalbetes, temas con los que inmortaliza su nombre en la fiesta grande de los cruceños.

Comentarios