Escucha esta nota aquí

El entorno del exministro Arturo Murillo está cercado. Ayer se ejecutaron operativos para arrestar a policías que colaboraron con la exautoridad, mientras sugiere ampliar las investigaciones a Jackeline Murillo, la hermana del político que fue cónsul de Bolivia en Miami.

Ayer, Agentes de inteligencia ejecutaron casi en simultáneo operaciones en La Paz y Cochabamba. En el barrio paceño de Miraflores fue detenido el capitán Daniel Bellot, quien fue edecán de Murillo durante el gobierno transitorio de Jeanine Áñez. “Yo fui oficial de órdenes y he sido citado como testigo. Mi designación en este cargo fue en cumplimiento de una instrucción oficial”, apuntó el uniformado cuando ingresó a las instalaciones de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), donde declaró.

El comandante general de la Policía, Jhonny Aguilera, informó que Bellot pidió a otro oficial que realice un depósito de Bs 100.000 a nombre del exministro y dijo que se espera tener detalles de sus declaraciones.

Pero no fue el único operativo. En la zona norte de Cochabamba, otro grupo de agentes dio con el paradero de Daniel Leonardo Aliss Paredes, el cuñado de Murillo que trabajó como piloto en la aerolínea estatal BoA hasta abril. El pariente del exministro fue trasladado a La Paz.

La Fiscalía quiere establecer las razones por las que él accedió a una de las cajas de seguridad del Banco Nacional de Bolivia que está a nombre Murillo. Una fuente cercana a esas investigaciones dijo a EL DEBER que hay un informe de la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF) sobre los movimientos bancarios que hizo Aliss a nombre de Murillo.

“Nos han llegado algunos informes que estamos analizando por el nombramiento de la hermana del ministro como cónsul. Ellos ya estaban planificando desde hace tiempo esos ilícitos”, afirmó la diputada Bertha Acarapi (MAS).

Mientras eso ocurría, Luis Fernando López, extitular de Defensa, reaparecía para alabar la investigación que hizo sobre la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos para ponerla en conocimiento de una jueza del sur de ese país. “Desde mi forzado e injusto exilio veo en la investigación del FBI, una luz de esperanza y justicia para llegar a la verdad. El pueblo boliviano sabe que trabajé incansablemente por el país, apegado a la CPE”, afirmó López.

El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, oficializó la decisión de solicitar a Estados Unidos la extradición de Murillo. También apuntó al exministro López, quien puede estar en Brasil, aunque no existe certeza sobre su paradero.

En todo caso, Del Castillo anunció que pedirá al comando de la Interpol en Lion (Francia), la emisión de los sellos azul y rojo para que ambas autoridades sean juzgadas en el país, por los delitos que pudieron cometer.

“Día que pasa se conocen irregularidades y actos de corrupción donde claramente se demuestra que en ese gobierno simplemente primó la consigna personalista, antipatriótica y se olvidó de preservar los intereses del pueblo y la democracia”, dijo el presidente Luis Arce, en un acto público.

El mandatario prometió que se harán todos los esfuerzos para esclarecer los hechos y llevar a los culpables ante la justicia.



Comentarios