.

El Deber logo
22 de diciembre de 2023, 3:00 AM
22 de diciembre de 2023, 3:00 AM

Maria Angelica Escobar  Veizaga 

Como cada año el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas (MEPF) comunica el inicio del proceso de formulación presupuestaria y la planificación a corto, durante el mes Julio, el MEFP remite los techos presupuestarios a las entidades públicas, y se inicia  la capacitación  para el presupuesto de la siguiente gestión, de abril a agosto las entidades públicas formulan el Proyecto de Presupuesto Institucional en el marco de la normativa vigente, para que en septiembre sean remitidos al MEFP y al Ministerio de Planificación de Desarrollo (MPD) con la documentación necesaria, donde será evaluado, revisado y consolidado para la elaboración del Proyecto del Presupuesto General del Estado (PGE),  el cual a fines de Octubre es remitido al Órgano Legislativo para su revisión por la comisión de Planificación, Política Económica y Finanzas para su posterior aprobación tanto por la Cámara de Diputados como la de Senadores para que sea promulgado en el periodo noviembre y diciembre por el presidente del Estado

El PGE es el instrumento utilizado en toda institución pública que determina la gestión de los ingresos y gastos así como para la ejecución de proyectos en los diferentes sectores de la economía, el cual tiene como objetivos, asegurar la estabilidad macroeconómica y la sostenibilidad de las finanzas públicas; desarrollar el proceso de industrialización con sustitución de importaciones impulsando nuevas industrias de productos estratégicos; fortalecer el aparato productivo e industrial; consolidar la política de acceso universal y gratuito a la salud y educación; proteger el medio ambiente de manera sustentable y equilibrado y la implementación de políticas sociales de acuerdo al modelo económico boliviano.

Recientemente se tuvo dificultad en la aprobación del reformulado del PGE 2023, lo que  sugiere un posible escenario de incertidumbre para la aprobación oportuna de la ley PGE 2024, en este sentido la pregunta es, ¿Qué ocurriría si no se aprueba antes del 1er día  de enero del 2024?,  está claro que el resultado sería un perjuicio en el desarrollo de la economía nacional porque la nueva gestión iniciaría con retrasos en la ejecución de actividades programadas y previstas en el PGE que considera el Plan Operativo Anual elaborado por cada institución pública como son los 336 Gobiernos Autónomos Municipales,  117 instituciones descentralizadas, 55 Empresas Públicas, los 27 Órganos del Estado, 15 Instituciones de Seguridad Social, 14 Universidades Públicas,  9 Gobernaciones, los 6 Gobiernos Autónomos Indígena Originario Campesinas, 5 Instituciones Financieras  y un Gobierno Autónomo Regional.

Si bien el PGE es un instrumento útil no perdamos el horizonte, los resultados son la evidencia de su ejecución, es momento de enfocarse en el seguimiento y evaluación de la gestión, entonces es preciso destacar que el modelo económico se orienta hacia el proceso industrializador y generador del desarrollo productivo, por lo tanto,  reconocer que las empresas nacionales de reciente creación por el gobierno no solo  son generadoras de empleos sino son necesarias para fortalecer la capacidad de la producción nacional, incrementando el valor de los productos con el objetivo de sustituir las importaciones. Es en este sentido que el PGE prevé inversiones en sectores como Obras Publicas con empresas en Telecomunicaciones y Transporte, Cobertura de Internet, Construcción y mantenimiento de carreteras, en el Sector de Desarrollo Productivo con empresas en la industria farmacéutica, fertilizantes, agroinsumos, bioinsumos, Cemento, Papel, Cartón, Vidrios, Azúcar, Alcohol, industria Piscícola en la Amazonia, Lago Titicaca, el Chaco y Yapacaní,  Transformación de granos en Yacuiba, Ixiamas y Pailón, Cereales en Viacha, Soya en San Julián, Papa en Chuquisaca, Sacaba y El Alto, Hortalizas en Comarapa y Cochabamba, Plátano y Yuca en Alto Beni, Cárnicos en Beni, Industrialización de Lácteos, Almendras, Frutas, producción apícola y otros.

Por consiguiente, con medidas acertadas se tiene una deuda externa del 30% en relación al PIB demostrando que se encuentra por debajo de los parámetros internacionales los cuales establecen un límite máximo de 50%, por otro lado, se evidencia la tasa más baja de inflación de la región y del mundo con un 3,6%. De la misma forma el PGE 2024 proyecta un incremento de la productividad y mejora de las condiciones de vida para la población con una tasa de crecimiento del PIB en 3,71%, una inversión pública para la continuidad e implementación de proyectos a nivel nacional por USD4.274 millones, obteniendo un resultado fiscal del -7,.8% y para tranquilidad de la población el mantenimiento del tipo de cambio estable.  Sin duda alguna la apuesta al Modelo Económico Social Comunitario Productivo nos da resultados innegables. Es por eso que con esfuerzo y valor los bolivianos a días de concluir un año más, esperamos uno nuevo con esperanza para continuar la lucha hacia el camino al progreso.

Tags