Escucha esta nota aquí

“Estoy desde el inicio. Entré a trabajar a Viva en febrero de 2001, haciendo un poco de todo, trabajando en ventas y en el área comercial en general”, relata Pilar Soria, sobre su trayectoria en la telefónica. La actual vicepresidenta de Viva conversó con Dinero sobre las inversiones que viene realizando la compañía para ampliar su red y los desafíos y dificultades que encara el sector.

_Este año la compañía Viva está ampliando su red, ¿cuánto están invirtiendo en el proyecto?, ¿qué alcance tendrán con esa expansión?
Tenemos un compromiso con el país y nuestros clientes para mejorar la cobertura, mejorar la señal y ampliar nuestra red. La inversión es importante, dividida en varias etapas. La primera etapa, que ya concluyó, estaba enfocada en Santa Cruz. La iniciamos a fines del año pasado, hemos instalado más de 40 sitios (de trasmisión LTE) en primera instancia y prevemos instalar otros 60 en una segunda instancia. Con esto, incrementaremos en más del 30% nuestra cobertura en Santa Cruz.

Los recursos que invertimos, solamente en Santa Cruz, son $us 5 millones. Gracias a esta expansión, Viva se podrá posicionar como un aliado digital de sus clientes y cubrirá al 100% el área urbana de Santa Cruz. Y es que, la pandemia cambió muchas cosas, ya que hoy todo se realiza de forma digital, no solo la navegación o búsqueda de información, sino el entretenimiento, estudio y trabajo. La dinámica ha cambiado, lo que ha incidido en las zonas de tráfico de internet, las cuales se han movido. Antes, las zonas eran en el centro de la ciudad, actualmente están en las periferias.

A esto se suma un crecimiento exponencial del volumen, por lo que estamos invirtiendo para garantizarles la conectividad a los clientes las 24 horas del día los siete días de la semana.

Somos la red más rápida de Bolivia. Así lo confirma un reporte reciente. Desde 2017 nos hemos consolidado como la red más veloz del país. Estamos con buenas velocidades de bajada y subida, así como la latencia (34 milisegundos), algo que se ha vuelto vital, sobre todo para los gamers.

_La pandemia disparó aún más la demanda de internet, lo que ha traído consigo una serie de inconvenientes para las empresas y el reclamo de los usuarios, ¿cómo maneja Viva esta situación?
Viva tiene un call center que registra unas estadísticas de atención al cliente fabulosas. Durante la cuarentena rígida fuimos el primer call center en mover toda la operación a los domicilios de los colaboradores. Los operadores pudieron trabajar desde sus casas tranquilamente y la salud fue resguardada. Esto hace que la gente trabaje de una mejor manera.

No voy a negar que el tema es complejo, siempre hay quejas, ya que el sector tiene interacción constante con sus usuarios. Pero sentimos satisfacción por proveerle conectividad a la gente y que tenga una amplia variedad para acceder a otros servicios que necesita. Gracias a Dios no hemos tenido problemas de red ni se nos ha caído la señal, brindamos un servicio de calidad.

_El consumo de megas ya representaba un porcentaje mayor que el de voz en la composición de los ingresos de las telefónicas antes de la pandemia, ¿cómo es la relación en la actualidad?
Ahora es mayor. Notamos un efecto bien marcado, la voz como tal (llamada), es algo que el usuario utiliza sobre todo para las llamadas más formales, como las de trabajo. Cuando ingresamos en la cuarentena la actividad laboral disminuyó bastante, por lo que la gente se volcó más al WhatsApp.

En las mediciones que nosotros hacemos de las llamadas que se llevan a cabo por voz y WhatsApp, constatamos cómo las realizadas por la app se dispararon. Con la flexibilización se volvió a utilizar la voz, no a los niveles prepandemia, pero sí se recuperó.

En la actualidad, las personas ya no hablan mucho, solo escriben, hay todo un nuevo lenguaje que se ha desarrollado.

_En los últimos años el Gobierno ha implementado una serie de normas sobre el sector de las telecomunicaciones. Incluso recientemente anunció el cobro de impuestos a servicios digitales, ¿cómo han impactado en las operaciones de la firma y en el sector en general?
Sabemos que nuestras leyes son complejas y que se ponen muchas restricciones, pero al final del día nos acomodamos para cumplir con lo más importante para nosotros: satisfacción y comodidad al cliente. El negocio evidentemente no es lo que era antes con todas las restricciones, pero trabajamos para brindar el mejor servicio.

Con respecto a los impuestos a las compañías digitales, no incidirán en la empresa, porque serán los clientes quienes tengan que pagarlos. Netflix o Spotify no van a perder. Los operadores somos proveedores de la conectividad, el verdadero cliente de los servicios digitales es el usuario.

 


Comentarios