Escucha esta nota aquí

El asalto que sufrió un ciclista en el cuarto anillo de la doble vía a la Guardia reflejó la inseguridad que se vive en la ciudad, principalmente en las avenidas troncales de la capital donde las personas en situación de calle, drogodependientes y delincuentes aprovechan el tiempo del semáforo para robar a los transeúntes. En muchos casos, sustraen con violencia las pertenencias de sus víctimas y se refugian en los canales de drenajes que son utilizados como guaridas.

Así como este ciclista fue interceptado por dos sujetos que por la fuerza intentaron robarle, la gente asegura que este tipo de hechos es frecuente, sintiéndose inseguros e indefensos de circular por la ciudad, principalmente sobre el cuarto anillo y las zonas que fueron tomadas por malvivientes.

El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), coronel Edson Claure, indicó que a pesar de los operativos diarios que realiza la Policía, se requiere de una intervención en conjunto con todas las instituciones para trabajar en un plan para recuperar las zonas peligrosas y, sobre todo, rehabilitar a las personas en situación de calle que son drogodependientes y alcohólicos.

Considera que la reinserción voluntaria de las personas que sufren de algún vicio es difícil, ya que los centros en el departamento son de ingreso voluntario.

“Los hechos en flagrancia que vemos y los que se denuncian al instante si logramos resolverlos y dar con los autores, que hicieron los canales de drenaje en su escondite, pero muchas personas que sufren el robo de sus celulares prefieren no denunciar”, explicó el jefe policial.

La Policía y la ciudadanía coincide que hay al menos ocho puntos crítico de inseguridad en la capital cruceña, zonas donde a diario la gente sufre de robos. Se encuentran, principalmente, sobre el cuarto anillo, entre ellas la avenida Virgen de Cotoca, Beni, doble vía a La Guardia, como también el segundo anillo de la Beni, la zona del Plan Tres Mil, el mercado Los Pozos y la zona de La Ramada, donde los transportistas han decidido colocar mensaje de alerta para que los pasajeros no manipulen sus celulares en esas zonas rojas.

“La gente debe ayudar a evitar ser víctima de robos, todos saben los lugares de riesgo y pese a eso siguen usando sus dispositivos en la calle”, manifestó Claure.



Pese a control, las personas vuelven a las calles

Operativos

Esta semana, la Policía y sus diferentes unidades llegaron hasta el cuarto anillo de la doble vía a La Guardia, para retirar una veintena de personas en situación de calle que se refugiaban debajo de los puentes de los canales de drenaje; cinco quedaron aprehendidos al ser denunciados por las víctimas que sufrieron robos.

“Encontramos dos objetos robados y se arrestó a dos personas, pero luego del trabajo de investigación se recibieron otras denuncias y cinco personas quedaron aprehendidas, todas ellas fueron remitidas al Ministerio Publico para que sean cauteladas”, dijo.

La autoridad aseguro que el trabajo es permanente donde a diario reciben denuncias y se controla a las personas en situación de calle. Solo en su unidad un promedio de dos a tres personas termina siendo arrestadas y registradas en una base de datos para que en caso de recibir denuncias, sea pronta la identificación. Además, señaló que el Comando de la Policía también coadyuva en las tareas, quienes a diario hacen el registro de personas sospechosas de cometer robos en la ciudad.

Estudio

En 2019, el Instituto de Investigación de la universidad estatal presentó un estudio que reveló que de 1.043 personas que hicieron de la calle su ‘hogar’, el 18% eran mujeres y el 82% varones.

Además, que el 22% de estas personas en situación de calle, eran menores de 18 años y un tercio eran niños entre 6 a 12 años.

Personas cansadas de sufrir robos en el cuarto anillo de la doble vía a la Guardia quemaron los objetos de los que se refugian en el lugar


Comentarios