Escucha esta nota aquí

Los diputados y dirigentes políticos opositores al MAS acusaron al partido de Evo Morales de manipular el debate que se realizó el sábado en Santa Cruz porque los organizadores tienen una abierta afinidad con ese partido, en clara alusión al presidente de la Federación de Asociaciones Municipales (FAM), Álvaro Ruiz, y al ejecutivo de la Confederación Universitaria Boliviana (CUB), Max Mendoza.

El diputado Gonzalo Barrientos (UD) dijo que se vio claramente un favorecimiento al candidato del MAS porque las preguntas estaban dirigidas, incluso Luis Arce llevó documentos para responder las preguntas.

En las redes sociales, al margen de los dos personajes, mencionaron a la red ATB cuyo accionista Jaime Iturri, se encuentra en Argentina y enfrenta una denuncia de compra irregular de acciones de la televisora. Todos esos elementos salieron un día después de la realización del debate.

Aunque el MAS asegura que la convocatoria se realizó “por instituciones” y no por personas.

Max Mendoza era uno de los duros defensores del MAS cuando estaba en el Gobierno y desapareció del espectro público tras la caída de Morales y reapareció cuando lo vincularon al caso Noemí, que involucra a una menor de edad con el expresidente. Su nombre aparece en los chats que encontró la Policía en el teléfono de la menor. Pero la noche del sábado fue el encargado de cerrar el evento realizado en Santa Cruz.