Escucha esta nota aquí

Estaba previsto que el canciller Rogelio Mayta hable en nombre de los ministros posesionados. Esa era la tradición que el lunes se la rompió y fue María Nela Prada, ministra de la Presidencia, quien transmitió el discurso. Su mensaje se centró en la reconciliación y pidió enfocar esfuerzos para aceptar diferencias políticas. 

La autoridad es cercana al presidente Luis Arce, cruceña e hija de Betty Tejada, exdiputada del MAS, y del fallecido exprefecto cruceño Ramón Prada (ADN), sobrino de Hugo Banzer Suárez.

Su vestimenta muestra una mujer diferente. Llena de colores y quienes la conocen dicen que es muy sincera y directa. Se identificó como militante del MAS desde 2005 y juró con el puño izquierdo arriba. Es cercana a Arce porque cuando el presidente era ministro de Economía, Prada era su jefa de gabinete. 

Empezó su discurso agradeciendo a su familia y evidenciando que en un inicio de su militancia hubo algunas diferencias ideológicas en su entorno cercano, sobre todo con su padre.

Mi papá no está físicamente, pero me está acompañando. Me dio una lección que quiero compartir: con mi papá no compartíamos el mismo camino político Él me enseñó a respetar esas diferencias. Aceptar las diferencias es un camino difícil. Pero lo tenemos que recorrer”, afirmó Prada.

La autoridad es la primera ministra que lidera la cartera de la Presidencia. Aseguró estar orgullosa de ser cruceña y se declaró “militante de la vida”. Además, Prada dijo creer en el “Dios del amor” e insistió en la reconciliación entre bolivianos.

“Hay un enorme reto en este momento que es la construcción de un país donde sepamos aceptar nuestras diferencias y que el hecho de ser adversario político no implique la aniquilación del otro”, recalcó Prada.

La ministra fue aplaudida a cada instante. No se olvidó mencionar su intención de terminar con la violencia contra la mujer, proyecto en el que milita desde hace tiempo. 

“El país nos necesita trabajando por la justicia social contra la pandemia, la crisis política, social, económica, ecológica y contra toda forma de violencia hacia la mujer. ¡Ni una menos! Hermanas y hermanos ese un compromiso que debemos asumir y que yo asumo como mujer”, discursó la autoridad.

Cercana a Arce

Al final, cuando Luis Arce y David Choquehuanca pasaron a saludar al gabinete posesionado, el mandatario se quedó un buen tiempo abrazado y hablando con Prada, algo que no lo hizo con las otras autoridades designadas.

El discurso de Prada fue bien recibido en la oposición. La senadora Cecilia Requena, de Comunidad Ciudadana, dijo que el vicepresidente Choquehuanca y Prada marcan diferencia en el Ejecutivo por un mensaje de reconciliación y unidad, pero lamentó que el presidente no vaya en la línea de su vicepresidente y su ministra principal.

“Son buenas intenciones que ojalá se cumplan. Lo de David Choquehuanca fue un mensaje destacado por buscar la unidad y reconciliación después de una larga crisis social y política, pero Luis Arce lo borró con su mensaje lleno de venganza. Ojalá que se pueda cumplir el mensaje de la ministra Prada, quien se comprometió a eliminar la violencia contra la mujer, eso lo destaco”, dijo Requena.

Mientras, la senadora Eva Humérez, del MAS, destacó la presencia de Prada en el gabinete y valoró el mensaje de buscar políticas sociales para terminar con la violencia contra la mujer.

María Nela Prada es una mujer muy valiente y destacada en el MAS. Su mensaje de unidad y de reconciliación es lo que sobresale, pero se valora más la lucha que piensa iniciar contra la violencia hacia la mujer”, dijo Humérez.