Escucha esta nota aquí

Una de las ‘actividades’ que parece haberse reactivado con más fuerza por la crisis económica, han sido desafortunadamente los fraudes y estafas financieras, sobre todo mediante redes sociales. La Autoridad de Supervisión del Sistema Financiera (ASFI) dio la voz de alerta.

Para el economista Germán Molina, la cuarentena afectó a todos e impactó en la liquidez de los hogares, empresas públicas y privadas, y Gobierno. Entonces ahora, las personas buscan empleo y no hay, las empresas ofrecen sus productos y no les va bien y el Gobierno recauda menos impuestos. Para el experto, esta recesión ocasiona estos ‘cuentos del tío’, ahora virtuales.

Según la ASFI, las actividades financieras ilegales se realizan en espacios virtuales, páginas web, redes sociales y en otros lugares como inmuebles que son utilizados para la realización de estos ilícitos. Una de las características que presentan estas empresas fraudulentas, es seducir a la gente con anuncios de elevadas ganancias, motivando a los ciudadanos a realizar transacciones o proporcionar claves de cuentas bancarias, que terminan en fraudes. La población dispone de su dinero, colocándolo en empresas que no existen.

El economista financiero Róger López coincide en que la pandemia y la paralización económica ha llevado a la proliferación de las estafas financieras. Pero, además, suma otro factor, la mayor digitalización de la población. “Ahora, los estafadores se presentan con otros disfraces, pero con el mismo cuento de ganancias extraordinarias en corto tiempo”, señala López.

El economista recomienda ser precavido y conocer bien el sector y a la persona con la cual se quiere entablar una relación de este tipo.

“La primera pregunta que uno debe hacerse es: si este negocio es tan bueno, ¿por qué nadie más lo ha hecho antes? Hay miles de personas pensando cómo ganarse la vida y, por lo general, las oportunidades de ganar millones en poco tiempo son escasas”, expresó.

También aconseja fijarse que siempre hay personas que se dedican a invertir y seleccionar proyectos de inversión de forma profesional, entonces, si la oportunidad de inversión fuese tan buena y segura, ¿por qué ninguno de estos inversores se interesó en la propuesta?

Por último, plantea que existen otros canales de inversión donde la regulación asegura que el consumidor no va a ser estafado. Si es un nuevo inversor, una opción son las SAFI o administradoras de fondos de inversión, donde se invierte parte del dinero en un portafolio de bonos y acciones, tanto locales como extranjeras. Adicionalmente, se puede constituir un DPF (depósito a plazo fijo) donde el banco se compromete a pagarle más si se mantiene el dinero en una cuenta durante un plazo determinado, indica.

Más de 40 denuncias

La ASFI informó que se constituyó en víctima y querellante en 41 procesos ante la justicia ordinaria contra personas que fueron identificadas realizando actividades de intermediación financiera sin autorización o licencia, con ofertas engañosas, principalmente en redes sociales.

El director ejecutivo de la entidad, Reynaldo Yujra Segales, explicó que en el caso de las redes sociales se dificulta realizar las denuncias correspondientes ante el Ministerio Público, toda vez que en algunos casos no existen instalaciones físicas para dar con los delincuentes.

Comentarios