3 de agosto de 2021, 5:00 AM
3 de agosto de 2021, 5:00 AM

En los recientes actos de posesión del nuevo presidente de Perú, Pedro Castillo, no ha pasado inadvertida la llamativa figuración de Evo Morales con un mayor protagonismo que el del presidente de Bolivia, Luis Arce, a quien se lo vio relegado en las fotografías e imágenes en movimiento de aquellos históricos momentos en el vecino país.

Durante el acto de juramento en el Congreso peruano, Evo Morales apareció sentado en la primera silla de la izquierda en un semicírculo que el protocolo reservó para los presidentes de la región invitados al acto, entre ellos el rey de España, Felipe VI, y los presidentes Alberto Fernández de Argentina, Luis Arce de Bolivia, Sebastián Piñera de Chile, Iván Duque de Colombia y Guillermo Lasso de Ecuador.

Es decir, Bolivia ya estaba representada por su presidente, Luis Arce, en esa privilegiada posición de invitados, pero allí apareció también Evo Morales.

Más tarde, en la recepción que el Gobierno de Perú ofreció a sus invitados, fue aun más notorio el protagonismo de Evo Morales, que apareció sentado a la izquierda de Pedro Castillo, mientras a la derecha del mandatario peruano se encontraba sentado el rey de España.

En esa ocasión, en la larga mesa de mantel rojiblanco y adornada con flores multicolores sea por decisión del protocolo peruano o quién sabe por qué razón, Morales apareció a la izquierda del presidente Castillo, relegando de esa posición de privilegio al presidente Luis Arce e incluso a los mandatarios de Argentina, Chile, Colombia y Ecuador allí presentes.

En otra imagen, durante un viaje en avión a la región peruana de Ayacucho, Evo Morales apareció sentado a la derecha del presidente Pedro Castillo.

Finalmente, en otra foto de los actos de posesión del mandatario peruano, a la manera de las clásicas fotos oficiales de este tipo de encuentros, se ve a los presidentes de la región invitados al pie de una escalera, y Evo Morales apareció nuevamente en primera fila, mientras el rey de España ocupa la segunda fila.

La gran duda que dejaron esas imágenes es si lo que ocurrió fue producto de errores del protocolo peruano, lo cual es poco probable: en un acto, es posible, ¿pero en cuatro?

Las ceremonias de traspaso de mandos son acontecimientos históricos en los países democráticos, porque muestran al mundo la vigencia de Estados de derecho y respeto a la voluntad popular que se expresa en las urnas, y por esa razón se cuida hasta el último detalle de ellos. Las imágenes que de allí se desprenden suelen dar la vuelta al mundo, que observa con curiosidad lo que acontece cuando una persona jura a la Presidencia de su país.

Por otro lado, se entiende que los países amigos del anfitrión están formalmente representados por sus presidentes, y en el específico caso de Bolivia en el juramento de Pedro Castillo, el representante oficial de nuestro país era el presidente Luis Arce.

Sin embargo, Arce pasó no solo inadvertido, sino relegado por el jefe de su partido en todos los actos donde el protocolo suele respetarse casi sagradamente.

¿Cuál es el mensaje que se quiso dar al mundo con ese protagonismo de Evo Morales por encima del presidente Luis Arce? ¿Es, como dicen las malas lenguas, para demostrar que Luis Arce es formalmente el presidente, pero que el que manda en Bolivia es en realidad Evo Morales? ¿O cuál fue la razón para relegar la figura del presidente de Bolivia?



Tags