29 de mayo de 2022, 4:00 AM
29 de mayo de 2022, 4:00 AM



Paradójico, pero lo que relatamos a continuación aconteció los meses de marzo, abril y mayo del 2022 entre Bolivia, Argentina y Brasil. Pasemos al anecdótico relato.
Bolivia durante mucho tiempo fue el principal productor y abastecedor de gas natural por ductos de los países del Cono Sur. En 2015, Bolivia producía cerca de 61 Millones de Metros Cúbicos Dia (MMm3/d) para abastecer su mercado interno y sus dos contratos de exportación a Brasil (Petrobras) y Argentina (Ieasa).

Las reservas provenían de descubrimientos realizados 25 años atrás. Con la Ley 3058 y la denominada nacionalización, se explotaron y rentaron rápidamente. Las exportaciones de gas bordean los 50.000 mil millones de dólares entre 2006 y 2020. Ambas medidas, empero, lo que hicieron fue frenar la exploración para reponer reservas que se consumían a ritmo acelerado. La produccion a fines del 2021 estaban bordeando los 41 MMm3/d con una tasa declinación aproximada del 4,4% anual.

Mientras esto ocurría, en Argentina se descubrió Vaca Muerta (shale) y en Brasil el Presal (offshore), ambos con enorme potencial productivo de producir gas natural. Tanto Petrobras en Brasil como Ieasa en Argentina conocían del fuerte declive de la produccion en Bolivia que se inició el año 2015. ¿Me dirán ambas empresas que no sabían de esta fuerte declinación? Lo manifestamos en 2013 y acá la prueba ‘Alertan que Bolivia está reduciendo peligrosamente sus reservas gasíferas’ - Economía (Opinión Bolivia).

Ambas empresas y sus países, no hicieron su tarea para reemplazar la declinante producción en Bolivia para abastecer su demanda con proyectos en sus respectivos países. En especial, no construyeron infraestructura para abastecer sus necesidades internas, se durmieron en sus laureles y apostaron a importar Gas Natural Licuado (GNL) en vez de desarrollar producción propia. 

Finalmente, analizar que los marcadores de fuel oils para los precios del gas natural venían quedando obsoletos, ya que estos debían vincularse a los de la competencia de Gas con Gas; es decir, que debían vincularse a marcadores de precios internacionales de gas o de precios aterrizados de GNL en los países de destino. Argentinos y brasileños, se confiaron además en los bajos precios del GNL internacional fruto de la sobreoferta y de la baja demanda por la pandemia.

En 2021 llegó la recuperación económica, los precios del afanado GNL comienzan a trepar y en febrero de 2022 se vino la tormenta perfecta con la invasión de Mr. Putin a Ucrania, que puso a temblar a la Unión Europea con abastecimiento de gas natural y seguridad energética. Los poderosos europeos se lanzaron a acaparar el GNL mundial y los precios se treparon de un histórico promedio de GNL entregado en Europa de 6 a 8 Dólares por Millón de BTU ($us/MMBTU) a 25 a 40 $us/MMBTU; es decir, tres a cuatro veces más.

Tambalean las arcas argentinas para lidiar con estas importaciones. ¿De dónde sacar dólares que no existen en la economía? Periplo de Ieasa y diplomático a Bolivia para ver cómo YPFB podía rascar la olla para entregarles gas barato regional vinculado a fuel oils. Además, se ponía en riesgo el abastecimiento interno del norte de Argentina. El país del tango en una tremenda crisis energética e YPFB no tenía para entregar más que 8 MMm3/d cuando el mercado necesitaba 14 MMm3/d.

Luego, periplo de Ieasa y diplomático de Argentina a Petrobras y Brasil para liberar gas del contrato con YPFB y que se vaya al conflictuado y necesitado mercado argentino. Pedido de Bolivia a Brasil de ceder el gas, negativa de Petrobras indicando que debía importar carísimo el GNL. Pedido de YPFB de negociar los precios de acuerdo a la cláusula 6.11 del contrato. Respuesta negativa.

YPFB, finalmente toma una decisión algo salomónica y decide recortar alrededor de 6 MMm3/d a Petrobras y pagarle penalidad (un 98% del precio perfectamente válido y que ocurre en la industria). YPFB le pasa la penalidad a Ieasa de Argentina con un plus de 4 $us/MMBTU. Recaudaciones adicionales de Bolivia cercanas a los $us 100 millones en los meses de invierno. El precio por sobre los 8 MMm3/d se elevan entonces a 20 $us/MMBTU. Ieasa y Argentina reducen su factura de compra de GNL notablemente y resuelve el desabastecimiento del invierno en el norte del país en 2022.

Petrobras lanza una subida de los precios de gas a los usuarios finales y culpa a YPFB de la situación. Lo hace, además, a sabiendas de que la ruta 3 del Presal entregaría 4 MMm3/d adicionales en este periodo beneficiándose con el incremento de precios. En río revuelto ganancia de pescadores dice el adagio.
Así andamos en el Cono Sur y al paso que vamos el próximo invierno se dará la misma pelea. Argentina no avanza con el gasoducto de la Esperanza. 

Es hora de que se hagan las inversiones en infraestructura para evitar esta situación. Argentina: 'Gasoducto de la esperanza' en su hora decisiva | EL DEBER (eldeber.com.bo). Se pongan precios de marcadores de gas con gas y mucho más. Estos impasses dañan a nuestros ideologizados países y regalamos plata importando GNL teniéndolo en casa. ‘Gas argentino evitará costoso GNL en la región’ (Los Tiempos). Bolivia debe seguir explorando, pero ¿cómo?

*Alvaro Rios fue Ministro de Hidrocarburos en Bolivia y es actual socio de Gas Energy Latín América

Tags