Escucha esta nota aquí

Juan Ramón Quintana volvió. Esta es percepción que tienen varios sectores al interior del gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS). De hecho, sus apariciones públicas en talleres de formación política se han hecho cada vez más frecuentes, luego de las elecciones regionales del 7 de marzo.

A finales del año pasado, Quintana anunció que no tenía cuentas en redes sociales y no iba a respaldar a ningún candidato del MAS en la carrera por alcaldías y gobernaciones. Pero, en la etapa final del proselitismo se trasladó al Trópico de Cochabamba para promover las candidaturas de su partido. Luego se replegó a la zona sur de Cochabamba y El Alto donde impartió talleres de formación política con un enfoque “antiimperalista”.

“Fue muy influyente durante el gobierno de Evo Morales y ahora está por convertirse nuevamente en un operador político y esto no quiere decir que, necesariamente, vuelva a integrar el gabinete”, afirmó Franco Gamboa, sociólogo y especialista en políticas públicas, en un análisis solicitado para los lectores de EL DEBER.

La exautoridad ocupó durante tres períodos el Ministerio de la Presidencia (2006-2010; 2012-2017 y en 2019) y fue embajador de Bolivia en Cuba, uno de los países con los que el MAS tiene una relación estratégica y de coincidencia ideológica.

Aunque no forma parte de las organizaciones sociales y sindicales que están en la base del MAS, Quintana optó por elevar el tono de su postura “antiimperalista” en talleres a los que acudieron jóvenes militantes del partido.

En el caso de Jóvenes del Sur, un colectivo de los barrios periurbanos de Cochabamba, el exministro afirmó que el Reino Unido estaba detrás del litio y, en ese marco, pudo apoyar al gobierno de Jeanine Áñez, al que llamó golpista. El 10 de marzo, tras ese taller, el canciller Rogelio Mayta llamó al embajador del Reino Unido, Jeff Glekin, para expresarle su preocupación por una eventual injerencia de su país en la crisis política de 2019, pero el diplomático afirmó que la queja tuvo como base “información falsa”.

Ya en El Alto, en el auditorio de radio San Gabriel, Quintana se estrelló contra el gobernador electo de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho y pidió explicaciones a la Unión Europea (UE) por haber, según afirmó, “respaldado” el informe que dio la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre la “manipulación dolosa” de los resultados de las elecciones de 2019.

Gamboa cree que el liderazgo de Quintana es muy potente al interior del MAS. “Un proceso hegemónico, como es el MAS, necesita de intelectuales orgánicos y de operadores que lo impulsen”, aseguró el analista, quien además consideró que urge que el Gobierno defina una política internacional de cooperación que esté por encima de las tensiones internas.

“La reaparición de Quintana no es casual ni tampoco distorsionante dentro del proceso político que sustenta al gobierno de Luis Arce; es compatible y es complementaria a las acciones políticas del partido”,puntualizó el analista.

De hecho, diputados como Juanito Angulo y Daniel Rojas, quieren que Quintana retorne al Gabinete, pero hay resistencia.


Comentarios