Escucha esta nota aquí

A pesar de las cicatrices de la pandemia global del coronavirus, la dinámica emprendedora del sector empresarial de Santa Cruz empieza a mostrar señales de reactivación que se plasman en la reanudación y aparición de nuevos de proyectos de inversión de gran porte.

Entre las megaobras imponentes destaca Manzana 40 Plaza Empresarial, apuesta del Grupo H y Las Lomas, que se levanta en el denominado ‘Triángulo de oro’ de Santa Cruz de la Sierra -Equipetrol Norte-.

A decir del gerente de marketing de Manzana 40, Sebastián Handal, la construcción de las dos torres de oficinas -son idénticas de 30 pisos cada una- registra un 90% de avance físico de obra. Prevén la entrega de las oficinas hasta fin de año. La inversión en el proyecto ronda los $us 70 millones.

Handal explicó que los meses de cuarentena obligatoria afectaron los tiempos de entrega de la obra, pero una vez las autoridades flexibilizaron la medida Manzana 40 fue uno de los primeros proyectos en reanudar actividades. Actualmente, dijo que más de 500 obreros, cumpliendo los más altos estándares de bioseguridad establecidos, trabajan intensamente para contrarrestar el tiempo perdido.

Además de la plaza empresarial, Manzana 40 cuenta con boulevard gastronómico, helipuerto, más de 800 parqueos para vehículos, parqueos para motos y bicicletas, terraza empresarial (auditorio, salas de reuniones, gimnasio, cafetería y áreas de esparcimiento), 16 ascensores de alta velocidad y oficinas desde 60 hasta 990 mt2, para venta y alquiler. El proyecto será certificado por el Green Building Council de EEUU en una categoría LEED Silver.

La Compañía de Inversiones Las Brisas emprendió la construcción de una torre de parqueo de 12 plantas, dos subterráneas y 10 en línea vertical. La obra se integra al centro comercial y la Torre Empresarial MSC, ubicados en la avenida Cristo Redentor y cuarto anillo, zona norte de la ciudad. Según Rosalina Roca, gerente del Centro Comercial Las Brisas, del Grupo Mercantil Santa Cruz, con la torre sumará 900 nuevos espacios de parqueo, a los 600 que dispone el centro comercial.

La ejecutiva afirmó que al ser un proyecto de uso mixto - centro comercial con más de 100 tiendas y la Torre Empresarial MSC, con 28 pisos- hace que se tenga que pensar el concepto “no parking, no business”. Mencionó que los arrendatarios han comenzado a tomar sus espacios. “Es una nueva apuesta que acompaña el crecimiento de Santa Cruz”, agregó, al evitar hablar de la inversión arguyendo que al estar en construcción no se tiene un monto global.

Centro Comercial Miaplaza, del grupo empresarial Pronto, es otra iniciativa privada en construcción sobre el segundo anillo, casi avenida Alemania (predio donde funcionaba el Bingo Bahiti).

Según el CEO de la empresa Miaplaza, Bruno Gallardo, el proyecto empezó a gestarse antes de la declaratoria de la pandemia y durante el periodo de la emergencia sanitaria tuvo que paralizarse cumpliendo las normativas establecidas por las autoridades.

Esta situación nos obligó a reformular la planificación y adaptarnos a la nueva realidad. “De esta manera reencaminamos el proyecto que se estrenará el 10 de diciembre de este año”, refirió Gallardo, al aludir que como grupo empresarial creen que el secreto está en confiar en el país y seguir invirtiendo en proyectos que traen beneficios económicos y sociales.

Dio cuenta de que Miaplaza es un centro comercial diseñado bajo un concepto integral con estilo europeo. Con amplios espacios para disfrutar en familia los acogedores ambientes para la distracción y el esparcimiento. El proyecto incluye áreas exclusivas para el desarrollo de nuevos negocios y empresas de servicios.

Gallardo subrayó que Miaplaza está dirigido a empresas dedicadas a la gastronomía, a las que prestan servicios tanto comerciales, como financieros y profesionales de áreas especializadas como gimnasios, estéticas y otros.

Del grupo empresarial, Gallardo manifestó que Pronto es un conglomerado de negocios con sede en Santa Cruz que se caracteriza por crear fuentes de empleo y generar un crecimiento sostenido en la ciudad y sus alrededores. “Somos sinónimo de estabilidad y progreso, bajo principios y valores que se traducen en la satisfacción de nuestros clientes, colaboradores y la sociedad en general. El Grupo Pronto se afirma como promotor del desarrollo económico y social del país”, subrayó.





La Nueva Ciudad Santa Cruz

Desde el Grupo Empresarial Lafuente -holding de bienes raíces-, el director Miguel Papadópulos informó de que la pandemia del Covid-19 y las medidas adoptadas, como la cuarentena, los obligó a postergar los planes de inversión en los distintos proyectos que tienen. No obstante, afirmó que el periodo de confinamiento se aprovechó para revisar los planes, realizar ajustes orientados a una mayor eficiencia.

“A pesar de lo difícil de la situación, creemos que la experiencia ha sido enriquecedora, dado que nos obligó a repensar muchas variables de nuestro negocio. Podemos decir que, internamente, hemos salido fortalecidos de esta crisis”, apuntó Papadópulos.

Referente a la Nueva Santa Cruz Ciudad Inteligente, proyecto ‘estrella’ del Grupo Lafuente, mencionó que este emprendimiento nunca paró y que en los tiempos de restricción se continuó con el trabajo de planificación y en la mejora e innovación continua.

“Por las circunstancias conocidas, nos vimos obligados a postergar el inicio de obras. Sin embargo, trabajamos en los últimos detalles para iniciar este gran proyecto que posicionará a Santa Cruz y Bolivia a la vanguardia del desarrollo urbanístico moderno”, aseveró Papadópulos.

La Nueva Santa Cruz será moderna, inteligente, tecnológica, empresarial e industrial. El proyecto abarca una superficie total de 6.000 hectáreas distribuidas en 3.000 para uso residencial, 700 para espacios comerciales y de negocios y 2.300 para infraestructura urbana y áreas verdes.

Proyecto congelado

Desde la Corporación Ric, gestores del proyecto mixto hotelero-empresarial que se levanta en la avenida San Martín-Equipetrol Norte, casi cuarto anillo, el administrador general Ambrosio Villarroel, afirmó que nadie en el mundo estaba preparado para la pandemia Covid-19 y los extensos confinamientos, producto de las cuarentenas ordenadas.

“Esta situación de pandemia y cuarentena hizo que tengamos que analizar cada uno de nuestros proyectos constructivos e inversiones, por lo que en este momento y hasta tener más claros los escenarios, hemos dispuesto mantener en status quo nuestros proyectos constructivos”, dijo Villarroel.


Empresarios ven que falta de condiciones limita reactivación

“Los empresarios, más que ayudas, necesitan condiciones para promover empleo, desarrollo y crecimiento”. Así, con ese mensaje, el presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Luis Barbery, respondió cuando se le consultó qué política pública cree que debe promoverse para la reactivación económica que plantea el Gobierno en tiempo de pandemia.

Por ejemplo, Barbery citó condiciones para que los exportadores puedan promover la competitividad en un ambiente internacional muy complejo. Cree que la flexibilización de la legislación laboral promoverá la competitividad a través de la creación de nuevos empleos.

Para el líder de los empresarios del país habrá que revisar el conjunto de la política tributaria que es una carga pesada y, en algunos aspectos, con un sentido recaudador y sin tener en cuenta la creación de condiciones para el crecimiento.

Para Barbery, un elemento central es el fortalecimiento de sistema financiero porque cuando este sector es fuerte hay desarrollo. “Se hace necesario proporcionarles recursos para que sean canalizados hacia las empresas como inversiones y reinversiones”, puntualizó, al denotar que ven una predisposición positiva y algunos valorables avances, en un escenario lleno de dificultades, pandemia, conflictos sociales, enfrentamientos políticos, economía muy golpeada.

Desde la percepción del director del Grupo Empresarial Lafuente, Miguel Papadópulos, un factor clave para reactivar la economía es poder acceder a recursos frescos, bajo condiciones adecuadas por el momento que se vive. Cree que se deben establecer líneas de crédito específicas para los desarrolladores inmobiliarios, con plazos, periodos de gracia y tasa de interés acordes al sector.