Escucha esta nota aquí

Hay una rebelión cruceña en el Movimiento Al Socialismo, que ha decidido desacatar la decisión de Lauca Ñ y ratificar a Mario Cronenbold como su candidato a la Gobernación. Así, desafían al expresidente Evo Morales y aplazan además la decisión de la candidatura a la Alcaldía de Santa Cruz de la Sierra, que incluso sirve como moneda de cambio.

El “no al dedazo” ya se ha vuelto en un estribillo entre los masistas que se sienten relegados por las decisiones de la cúpula partidaria y también se escuchó en El Alto, ciudad clave para la victoria del MAS en primera vuelta y que también lloró a sus muertos durante el Gobierno de Jeanine Áñez y ahora reclama libertad de decisión para llevar a Eva Copa, expresidenta del Senado, a la Alcaldía.

 Así, el desafiado es Morales, para quien Segundina Flores, presidenta de las Bartolinas y una de las dirigentes de Pacto de Unidad más críticas con Morales y su entorno (fue la primera dirigente masista en referirse a Evo como “expresidente”, a mediados de este año), salió a pedir respeto por el líder histórico del MAS.

 

Rebelión desde el campo

Temprano en la mañana, aún a medio camino entre Chapare y Santa Cruz de la Sierra, Pedro García se sentía ya el elegido para postular a la Gobernación. El presentador de televisión pasó por los micrófonos de Influyentes en EL DEBER Radio decidido a encarar su campaña y aplicar la Agenda 2025 en el departamento. “Celebro que la dirección nacional, la dirección departamental y sectores sociales hayan elegido a mi persona. A partir de ahora tenemos que ‘encolumnarnos’ para apoyar la campaña y la candidatura que recae sobre mi persona”, dijo, pero ya para ese momento el Bloque Oriente había convocado a una conferencia con planes distintos.

García se presentaba a sí mismo como la renovación en el Movimiento Al Socialismo y aseguraba que los nombres de Cronenbold y Carlos Romero habían sonado más que el suyo porque comenzó después en su campaña, apenas unos 10 días antes del congreso masista en Lauca Ñ. Sin embargo, a Cronenbold lo respaldaban los campesinos, interculturales y la Federación de Mujeres Bartolina Sisa, que no estaban dispuestos a declinar su decisión de llevar a Cronenbold como candidato. El exalcalde de Warnes había perdido la confianza del expresidente Evo Morales cuando cuestionó la decisión de enjuiciar a Luis Fernando Camacho y a su padre por golpe de Estado y dejó entrever que se trataba de persecución política contra su virtual adversario.

Eso derivó a que su candidatura quedara en la congeladora, surgiera la posibilidad de Romero y García y que el ampliado de Lauca Ñ, en Chapare, donde se eligió al candidato cruceño, haya sido interrumpido por sillazos lanzados por un exacalde masista, Tito Tardío, que aterrizaron sobre las cabezas de Morales y Romero, que estaba siendo designado postulante a la Gobernación. Ayer, arropado por los campesinos cruceños, salió a tratar de aclarar que el sillazo fue involuntario y que en realidad trataba de proteger “al hermano Evo”, de quienes querían agredirlo.

“No podemos aceptar que nuestro candidato sea elegido en Cochabamba. Acaso nosotros elegimos acá al candidato de Chuquisaca”, cuestionó Rolando Cuéllar, diputado masista que ha cobrado fuerte influencia entre las bases departamentales, y tiene una vieja disputa con Romero.

Ya en la conferencia de prensa citada en la Federación de Campesinos de Santa Cruz, quedó claro que no se trataba de una fiesta para encolumnarse detrás de la candidatura de Pedro García, sino en el renacimiento de la opción Cronenbold. El exalcalde de Warnes fue recibido en medio de vítores y carteles de “no al dedazo”.

“Nosotros, como organizaciones sociales del departamento en Santa Cruz, en consenso, hemos decidido que nuestro compañero a la Gobernación va a ser Mario Cronenbold”, dijo María Muñoz, presidenta de las Bartolinas, contradiciendo a Morales y la decisión de Lauca Ñ. 

En Chapare se había resuelto que Juan Guzmán, director departamental del MAS reconocido por Morales, y Gerardo García, vicepresidente del MAS, sean los que definan el resto de las candidaturas. En Santa Cruz los planes son muy distintos y no reconocen a ninguno de los dos. Bloque Oriente pretende incluso elegir al candidato a la Alcaldía cruceña.

Pero el grado de la rebelión no quedó en claro hasta que habló Cronenbold. “Estaba previsto como precandidato en Warnes, pero las bases me tienen acá. No le estoy escapando a nada ni le saco el poto a la jeringa. Soy hombre de reto, pero sobre todo soy hombre de respeto. Yo respeto a las bases. Quiero agradecer a toda la dirigencia, esta es la base, este es el respaldo de todas las organizaciones sociales, que han consensuado. Yo no he llamado a ningún dirigente”, dijo.

A partir de ahí, su blanco fue el expresidente Morales. Parafraseó al vicepresidente David Choquehuanca y dijo que el primer acto de corrupción es no escuchar al pueblo. Aseguró que él nació a la vida política como parte del proceso de cambio y que lo primero que le enseñaron fue respetar a las bases, a las organizaciones sociales y las decisiones de los ampliados.

“Hemos cometido errores, es cierto, todos cometemos errores, pero no volvamos a cometer los mismos errores. Hemos sufrido persecuciones, cárceles, muertes, simplemente por no escuchar al pueblo”, dijo, sin nombrar el irrespeto al referéndum del 21-F. Luego ratificó que sigue en carrera por la Gobernación porque obedece a las organizaciones y subió la apuesta verbal: “Yo no voy a ir en contra de Santa Cruz y su gente jamás. Voy a trabajar para que se respete Santa Cruz y una falta de respeto es que se elija al candidato de Santa Cruz en Cochabamba. Si lo han elegido en Cochabamba, que candidatee en Cochabamba. El respeto se lo gana”, dijo Cronenbold, en clara alusión a García.

Luego tiró algo que pareció para Morales. “Para qué le pregunta al pueblo si después no lo va a escuchar” y luego se dirigió directamente a él y le pidió que respete a las organizaciones sociales y sus decisiones, como él mismo le enseñó.

Prometió no defraudar a la dirigencia que lo eligió, ni a Santa Cruz ni al proceso de cambio. “Si dicen que vamos a la Gobernación, vamos a ir. Guarden sus cohetes los de la derecha que pensaban que no íbamos a ir, vamos a ir y los vamos a hacer sudar”, prometió y tuvo tiempo para un mensaje más: “Voy a ser un soldado del proceso de cambio siempre. Un líder sin pueblo es nada, solamente un discurso”.

Ahora, los dirigentes del Bloque Oriente tratan de convencer a García de que se baje, ofreciéndole una candidatura a asambleísta departamental o incluso que sea postulante a alcalde, cargo que estaba reservado para Adriana Salvatierra, que se ha mantenido al margen de la “guerra civil” masista.

En El Alto

Santa Cruz no fue el único distrito rebelde, sino que el reguero de pólvora llegó hasta El Alto, donde universitarios y dirigentes barriales insisten en postular a Eva Copa a la Alcaldía. La expresidenta del Senado tuvo sus fricciones con Morales al no acudir presurosa a Buenos Aires cuando el expresidente convocaba y mantuvo enfrentamientos con el entorno evista en los primeros meses del Gobierno de Áñez. “No al dedazo, no al dedazo”, fue el grito de los seguidores de Copa, que amenazaron con voto castigo si Morales se inclinaba por otro postulante.

A eso se sumó la declaración de Jesús Juárez, arzobispo de Sucre, que se refirió a la agresión contra Morales en el ampliado de Lauca Ñ. “Si siembras sentimientos de democracia, de entendimiento, si siembras esa cultura del encuentro y dejas todo aquello que es la cultura del autoritarismo (…) entonces yo creo que se está cosechando lo que se ha sembrado”, dijo.

Para recordar quién es, Morales colgó en Twitter un video de la concentración en Chimoré de su regreso. “El MAS-IPSP es el partido político más grande de la historia de Bolivia, y unos cuantos infiltrados o unos cuantos que transaron con la derecha golpista no van a poder con las férreas convicciones ni con la unidad del pueblo que está del lado correcto de la historia”, escribió y luego sumó otro tuit más conciliador: “Para evitar resentimientos, hemos pedido a las direcciones departamentales que lleguen a consensos. A invitación de algunos departamentos participo en reuniones para que busquemos la unidad”.

Comentarios