Escucha esta nota aquí

La consigna del Concurso Nacional de Carteles de 2020 fue “Coronavirus. Vivir la nueva normalidad (Adaptarse)” para que a partir de allí los diseñadores gráficos de Bolivia reflexionen y den una versión creativa acerca de la crisis sanitaria que estamos viviendo y vislumbrar el futuro a través de un mensaje visual original y convincente.

El resultado fue mejor de lo esperado, ya que se presentaron casi un centenar de trabajos de más de 50 autores con una gama amplia y diversa de propuestas que llegaron hasta Manzana 1 Espacio de Arte. Luego de un arduo trabajo del jurado calificador se eligieron a los tres primeros lugares y a dos menciones especiales, que junto a 36 carteles de 26 diseñadores se pueden apreciar desde ayer en la plaza Manzana Uno y estarán a la vista del público hasta el 10 de octubre.

Ganadores

El primer lugar fue para Bruno Raúl Rivera Catacora, que presentó la imagen de un ave multicolor que tiene en su cabeza, como elemento de protección, una máscara usada contra las pandemias en los siglos XVII y XVIII. “Desde el punto de vista conceptual es el cartel que tiene más fuerza. Su mensaje positivo y la metáfora que evoca son los de mayor solidez”, dictaminó el jurado calificador integrado por Agustina Cosulich (Argentina) Eduardo Baeza (Chile) y Frank Arbelo (Cuba).

“Primero había una temática que tenía que ver con la nueva normalidad y en ese sentido había varias cosas que nos preocupaban, por ejemplo, cómo esa ‘Nueva normalidad’ tocaba a los bolivianos, cómo influía en sus vidas. Esa fue una de las razones que nos llevó a elegir el primer lugar, porque tenía un código muy boliviano, a través de esta ave con los colores altiplánicos y esa cabeza de pájaro que pertenecía a la pandemia de siglos atrás. Tenía un elemento muy icónico que era una muy buena metáfora visual”, explica Baeza.

El segundo lugar fue para Ana Gabriela Huiza, que juega con el tradicional barbijo, que es utilizado por una persona como un paracaídas y que va acompañado por mensajes que buscan concientizar acerca de su uso. “Remite a muy de principios del cartel, a los recortes, a los collage, pero más parecido a lo que hacía Henri Matisse con esos trabajos que parecen ser hechos más con tijera que con lápiz”, comenta Baeza.

El tercer lugar fue para Óscar Gutiérrez Espinoza con una superposición de imágenes, tipo collage de barbijos en lugar de las caras de dos personajes del siglo XIX. “Una pieza fantástica con mucho oficio gráfico y un sentido estético muy sublime”, argumenta el diseñador y publicista chileno.

Mención de honor recibieron otro trabajo de Huiza y uno de Gizcel Montoya.

“Fueron propuestas muy interesantes las que hicieron los participantes. En su mayoría gente joven, algunos con cierta experiencia. Pese a la juventud de la mayoría de ellos supieron aprovechar recursos tradicionales como la pintura, el collage y eso lo manejaron de manera muy interesante. Obviamente en muchos de los trabajos hubo coincidencias en el tipo de elementos que manejaron, como fue el caso de los barbijos, pero lo interesante era cómo cada uno le daba su enfoque”, comenta Frank Arbelo.

El dibujante y diseñador gráfico cubano señala que en los trabajos es notorio el uso de un lenguaje más contemporáneo de “El diseño gráfico es bastante ecléctico y variado y creo que aparte de los elementos que se han vuelto característicos de la pandemia sí se aprecian en muchos casos el uso de elementos nuevos”, concluye.

Foto Principal:  Las reproducciones de los carteles ya se pueden ver en la plaza Manzana Uno

El ave de Bruno Raúl Rivera Catacora obtuvo el primer lugar
del certamen.

Trabajo de Óscar Gutiérrez Espinoza que obtuvo el tercer lugar.

Obra de Ana Gabriela Huiza, que logró el segundo lugar

Comentarios