El Deber logo
28 de septiembre de 2023, 4:00 AM
28 de septiembre de 2023, 4:00 AM

Por Jesús J. Luque, economista

Recuerdo con mucho cariño al abuelo de mi compañero de escuela Ángel, quien era hijo único de madre soltera, a quien lo acompañaba esperando para encontrar a su abuelito y correr a saludarlo tiernamente, y él con mucho cariño le regalaba unas monedas con las cuales compartíamos unos helados de retorno a nuestras casas después del colegio. El señor, por lo que me contó Ángel, era rentista ferroviario y era muy generoso con su único nieto, y a veces lo consentía regalándole una entrada para el clásico paceño.

Prácticamente para ese tiempo ser jubilado era un privilegio al cual muy pocas personas podían beneficiarse, bajo el sistema de reparto que consistía en utilizar las cotizaciones de la población laboralmente o activa para pagar las rentas de los pasivos. Sistema que no funcionó por factores políticos que encubrían la corrupción en las administradoras.

En la actualidad, a diciembre de 2022, Bolivia tiene 207.639 jubilados, los cuales reciben una renta en función al número de aportes que realizaron, para mejorar las rentas bajas la Ley Nº 065 aplicó un aporte solidario por parte de todos los trabajadores que ganan menos de Bs 13.000 con un 0,5% y un adicional a los mayores a este salario, el aporte patronal del 3% y patronal minero del 2%, para compensar esta desigualdad.

La explicación de estas rentas bajas se la puede realizar utilizando las siguientes variables: el salario mínimo nacional (SMN), el número de afiliados en las administradoras de fondos de pensiones (NAFP) y la remuneración media del sector público por grupo ocupacional (RMSPGO), tomando cuatro periodos: en el 2005 el SMN era de Bs 440 y se tenía 934.304 NAFP y la RMSPGO de los profesionales y técnicos era de Bs 2.077, los administrativos Bs 2.113 y los obreros Bs 2.001, los cuales aportaban el 10% de su salario para su jubilación, siendo éste un aporte muy bajo.

En el 2012 el SMN se incrementó a Bs 1.000 y el NAFP a 1.551.733 y la RMSPGO de los profesionales y técnicos a Bs 4.343, administrativos Bs 3.420 y obreros Bs 3.168. En el 2017 el SMN era de Bs 2000, el NAFP 2.189.186 que en relación al primer periodo es un aumento considerable de afiliados, y el promedio de RMSPGO en profesionales y técnicos a Bs 5.968, en administrativos Bs 5.037 y obreros Bs 5.027, mostrando una nivelación salarial de abajo hacia arriba. Por último en el periodo 2021 el SMN es de Bs 2.164, la NAFP 2.512.011 y los promedios salariales en profesionales y técnicos es Bs 6.401, administrativos Bs 5.837 y obreros Bs 5.574.

El muestreo explica de esta manera las rentas bajas de los jubilados. Al 2023 se tiene 2.637.378 afiliados en la Gestora Pública. Ahora se quiere mejorar más las rentas bajas incrementando el aporte solidario patronal a 3,5%, y el aporte solidario del empleador minero a un 2,3%, y de los trabajadores activos que ganan más de Bs 13.000, los cuales son solo el 6% de la masa aportante.

Incremento que irá a mejorar la renta de los abuelitos y dinero que entrará a nuestra economía, para comprar y dar los gustos a los nietos activando el comercio minorista con esas cositas pequeñas, con lo que los abuelitos quieren consentir a sus nietos, como lo hacía con mi amigo Ángel.

Tags