Escucha esta nota aquí

Por tercer día consecutivo se produjeron movilizaciones y protestas de las mujeres cocaleras en la zona de Kalajahuira, donde se instaló un nuevo mercado de la coca, que provocó la represión policial. El conflicto, lejos de resolverse amenaza con aumentar, ya que la dirigencia de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca) acordó suspender los bloqueos de carreteras a Yungas para concentrarse en la ciudad de La Paz, en rechazo a la medida del Gobierno de habilitar un mercado paralelo de la hoja de coca.

“El Gobierno tiene que atender nuestra situación, de lo contrario, vamos a movilizarnos de manera más contundente en este sector, es más, las mujeres ya han anunciado que vendrán aquí con sus hijos a hacer respetar esta asociación privada”, manifestó Armín Lluta, máximo ejecutivo de los cocaleros de Adepcoca.

Los productores de la hoja de coca llevaron adelante el bloqueo de caminos desde el 15 de marzo para exigir la anulación de la resolución emitida por el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras que avala el traslado de Adepcoca a la zona de Kalajahuira y es administrada por un grupo paralelo afín al MAS, liderada por Elena Flores, quien ganó un fallo judicial que la reconoce como titular de la institución cocalera.

A las medidas de presión se sumaron las mujeres cocaleras, quienes por tercer día consecutivo marcharon desde Urujara a Kalajahuira en protesta por la habilitación del nuevo mercado, en la sede de los transportistas de “Señor de Mayo”.

Las movilizaciones de los cocaleros fueron reprimidas por la Policía, también hubo enfrentamientos entre los grupos que siguen a Lluta y el de Flores, y ayer transportistas también se enfrentaron a los bloqueadores en el sector de Santa Bárbara.

Lluta dijo que estos hechos dejaron el saldo de varios heridos y detenidos en su sector, denunció que las fuerzas del orden vulneraron sus derechos.

Agregó que, si bien hay heridos y detenidos en su sector, eso los fortalece más para seguir en su lucha de defender la sede de Adepcoca y hasta que se anule la disposición del Gobierno.

Otra versión

Por su lado, Elena Flores responsabilizó a Lluta por los hechos de violencia generados en estos días y pidió a ese sector deponer las actitudes violentas. Solicitó a la Defensoría del Pueblo y a Derechos Humanos tomar acciones en este conflicto.

“Queremos denunciar todos estos atentados que se han vivido, yo creo que las marchas y los bloqueos sí están permitidos, está en la Constitución Política del Estado, pero no está permitido hacer el uso de dinamitas, como se está viendo todos estos días”, señaló.

Por su lado, la Policía instó a los sectores movilizados a deponer actitudes violentas e intransigentes y a no usar dinamitas en las protestas, ya que la mala manipulación de esos explosivos provocó que algunas personas resulten heridas y con algunos miembros amputados.

Por su parte, la Junta de Vecinos de la Zona de Kalajahuira emitió una resolución en la que dan un plazo irrevocable de 48 horas para el desalojo del mercado improvisado de coca en la sede de los transportistas.

Detalles

ORIGEN DEL CONFLICTO
El Ministerio de Desarrollo Rural aprobó el cambio de punto de venta de coca, de la sede de Adepcoca en Villa Fátima a la sede de un sindicato de transportistas en Kalajahuira.

ENFRENTAMIENTOS
Las protestas comenzaron el 15 de marzo. El conflicto ha provocado que, al menos, dos personas resulten con las manos amputadas por explosión de cachorros de dinamita, además de media docena de heridos y unos 15 detenidos.

Comentarios