Escucha esta nota aquí

Ninguno de los 31 países donde los migrantes bolivianos emiten su voto dio autorización al Gobierno para que puedan sufragar en las elecciones generales previstas para el 18 octubre  

La Cancillería realiza las gestiones y cada 15 días recibe un monitoreo de los consulados para conocer si los gobiernos aprueban que los connacionales puedan ir a las urnas en estos tiempos de pandemia de coronavirus. La respuesta, por ahora, se hace esperar.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) espera acomodarse a las disposiciones que emitan las naciones debido a la crisis sanitaria por Covid-19. Mientras, los bolivianos que están fuera del país se organizan para garantizar su derecho al sufragio.

La canciller Karen Longaric explicó a EL DEBER que el voto en el exterior depende de las medidas que adopte cada país donde existan bolivianos habilitados para sufragar. Por el momento, según la autoridad diplomática, ningún Gobierno respondió a la Cancillería boliviana confirmando si los connacionales podrán o no emitir su voto en los comicios del 18 de octubre.

“La Cancillería, a través de sus embajadas y consulados, ha solicitado a los gobiernos extranjeros que nos otorguen recintos electorales y hasta la fecha ningún Gobierno ha respondido confirmando si se podrá o no realizar las elecciones bolivianas en su territorio.

La principal limitante es la restricción que impide la aglomeración de personas, como es en los casos de Brasil, Estados Unidos y España. En otros casos continúan vigentes medidas rígidas de cuarentena, por ejemplo, en Argentina, Chile y Perú”, afirmó Longaric a este medio.

El ministerio de Relaciones Exteriores realiza un monitoreo cada 15 días en los 31 países donde los bolivianos pueden emitir su voto. El fin de esta verificación, explicó Longaric, es conocer si los gobiernos darán condiciones para que se puedan habilitar recintos electorales en puntos estratégicos. Este informe quincenal es remitido al ente electoral para que conozca las decisiones en cada nación.

El voto en el exterior

El ente electoral estimó que bolivianos en 31 países podrán emitir su voto en estas elecciones. En los comicios anulados de la pasada gestión había 33 naciones en las que los connacionales podían sufragar; sin embargo, Bolivia cortó relaciones con Venezuela e Irán. 

La Ley de Régimen Electoral establece asientos electorales en el exterior en aquellos países donde el Estado Plurinacional de Bolivia tenga representación diplomática y consular permanente y existan electores registrados en el padrón electoral.

En las elecciones del año pasado, que fueron anuladas por un fraude, el 4,66% del padrón electoral estaba concentrado en el extranjero. En esos comicios estaban habilitados 341.001 compatriotas para votar y el padrón en total llegaba a 7.315.364 electores.

El país con mayor cantidad de electores bolivianos era Argentina con 161.057. Le seguía España con 72.606. Brasil  45.793; Chile, 30.943; Estados Unidos, 14.754; Italia, 6.601; Gran Bretaña, 1.640; Suiza, 1.309; Perú, 1.147; y Francia, 774. Luego figuraban Suecia, Paraguay, Cuba, México, Alemania, Japón, Bélgica, Venezuela, Colombia, Ecuador, Uruguay, Rusia, Panamá, Costa Rica, Países Bajos, Canadá, Austria, China, Nicaragua, Corea del Sur, Egipto, Irán e India.

En los últimos comicios, el Movimiento Al Socialismo (MAS) ganó en el extranjero con amplia diferencia. En la elección del año pasado, Evo Morales, como candidato presidencial, obtuvo el 59,84% de los votos en el exterior, según el cómputo oficial que al final fue anulado. Carlos Mesa, presidenciable de Comunidad Ciudadana (CC), logró el 27,06% del apoyo de los residentes bolivianos fuera del país. Argentina es el país donde el MAS tiene respaldo mayoritario y es la nación con más migrantes habilitados para sufragar.

También es el país donde la auditoría de peritos de la OEA encontró graves irregularidades, como la existencia de más papeletas marcadas que electores registrados.

El presidente del TSE, Salvador Romero, informó que existen niveles de coordinación con la Cancillería para organizar el voto en el extranjero. La autoridad electoral explicó que el desarrollo de los comicios debe adaptarse a las medidas sanitarias en cada país debido a la pandemia por coronavirus.

“El TSE tiene el compromiso y la voluntad de llevar adelante la elección en los 31 países donde los bolivianos pueden sufragar. Para llevar a delante este proceso el Órgano Electoral Plurinacional (OEP) y el Ministerio de Relaciones Exteriores haremos todos los esfuerzos necesarios. Tendremos que adaptarnos a las restricciones o limitaciones de esos países al ejercicio de estos procesos”, afirmó Romero.

En Argentina la situación es compleja. El cónsul general de Bolivia en Buenos Aires, Alberto Pinto, informó que solicitó al ente electoral cambiar a siete funcionarios que trabajan de forma permanente en el país vecino. El diplomático argumentó que esa posible remoción tiene el objetivo de garantizar la transparencia del proceso electoral del 18 de octubre.

“Hemos solicitado al Órgano Electoral que sería pertinente el cambio total del personal permanente que está en Buenos Aires y que aún no ha sido cambiado para que se pueda garantizar la votación transparente de los bolivianos en el exterior (…) Para garantizar que las elecciones sean limpias, es pertinente que ya no estén los anteriores funcionarios electorales”, detalló Pinto.

El pedido de migrantes

Shirley Salazar radica en Barcelona, España. Es boliviana y explicó que en ese país europeo la vida volvió a la normalidad, con algunas excepciones. Detalló que en septiembre los estudiantes regresan a clases, lo que sería como una autorización para que haya votación. El consulado boliviano -dijo- todavía no oficializó la jornada de sufragio, pero Salazar está segura de que el 18 de octubre los bolivianos en España podrán votar. “Acá la vida regresó a la normalidad en un 80%, por lo que no creo que el gobierno español nos impida votar”, afirmó.

En Estados Unidos la situación es similar. Alberto Aliaga trabaja en Washington. El paceño explicó que en varias zonas estadounidenses no existen cuarentenas debido a que se decidió liberar a la economía. Agregó que ni el consulado ni la embajada oficializaron la fecha de votación, pero  no habrá problemas para que los connacionales puedan sufragar. “Acá hay restaurantes abiertos, negocios, los viajes están permitidos, o sea, no veo por qué no nos dejen votar”, remarcó.

El panorama es totalmente diferente en la región. En Chile existen dudas sobre si los bolivianos que radican en ese país podrán votar. Ronald Montecinos es parte de la comunidad boliviana y explicó que los consulados no dieron información oficial sobre el día de elección. “Chile todavía está golpeado por el coronavirus, pero todo depende de las gestiones que haga el Gobierno boliviano con su par chileno. En todo caso, nosotros exigimos nuestro derecho a votar y veremos cómo organizarnos”, recalcó.

En Argentina existen posiciones más radicales. Justo Fernández es miembro de la comunidad boliviana en la localidad de Escobar, cerca de Buenos Aires. El connacional exigió al Gobierno de Jeanine Áñez coordinar con el de Alberto Fernández para que se realice la votación.

“Es su deber coordinar. Este Gobierno no puede coartarnos el derecho a votar. Acá la situación va mejorando y no veo que en octubre haya problemas. Entonces, se puede coordinar en qué escuelas se puede votar y también se debe coordinar con la comunidad (boliviana) para que vayamos (a sufragar) con todas las medidas de bioseguridad”, reclamó.

En Brasil la situación es más pesimista. Cristina Borda, que vive en San Pablo, lamentó que el gobierno de ese país no haya realizado un buen manejo de control de la pandemia, lo que ahora pone en duda la votación del 18 de octubre. “Hay mucho pesimismo porque acá la situación cada vez empeora. Recién nos enteramos de que el embajador (Wilfredo Rojo) dijo que no hay condiciones en Brasil para que haya votación. Lo importante es que se hagan esfuerzos entre gobiernos para ir a votar con todas las medidas de bioseguridad”, dijo.