.

21 de mayo de 2024, 4:00 AM
21 de mayo de 2024, 4:00 AM

Es innegable que nuestro Centro Histórico se encuentra en un estado de abandono preocupante, y si no tomamos medidas urgentes y decisivas, corre el riesgo de deteriorarse aún más, hasta perder por completo su identidad. En un artículo anterior, resalté la importancia de una estrategia integral para su revitalización, donde la participación activa del Colegio de Arquitectos es fundamental.

Dentro de la estrategia que se debe implementar, se necesitan acciones inmediatas para abordar problemas como la inseguridad, el desorden en el tráfico vehicular, la falta de estacionamiento y el cableado aéreo, entre otros. También es crucial implementar la peatonalización gradual, apoyar el turismo, desarrollar infraestructura cultural y recreativa, y promover incentivos para el uso habitacional y comercial. Una de las medidas más importantes es la planificación del regreso de actividades burocráticas al Centro Histórico. Este paso es fundamental para atraer una mayor afluencia de personas, lo que a su vez fortalecerá la actividad económica local y contribuirá a revitalizar el área, generando una presencia continua de residentes y visitantes que refuerce la identidad y dinamismo del Centro Histórico.

En este contexto, es justo plantearnos: ¿no debería el Colegio de Arquitectos, como el grupo profesional más relacionado con el tema del Centro Histórico, dar el ejemplo y planificar el traslado de sus oficinas administrativas y su sede social al centro?

El traslado de sus instalaciones al Centro Histórico no solo sería un gesto simbólico de compromiso, sino también una acción concreta que podría inspirar a otros colegios de profesionales y entidades burocráticas a seguir su ejemplo. Restaurar casonas en peligro de desaparición para albergar sus instalaciones no solo preservaría nuestro patrimonio arquitectónico, sino que también revitalizaría las áreas en riesgo de deterioro.

Llamamos a nuestros colegas arquitectos a unirse a este esfuerzo y a exigir al Colegio de Arquitectos que tome medidas concretas para promover y facilitar el traslado de sus instalaciones al Centro Histórico. Juntos, podemos hacer una diferencia tangible en la preservación y revitalización de nuestro patrimonio cultural y urbano. Concretar la mudanza no solo sería una muestra de nuestro compromiso profesional, sino también una acción concreta para mejorar nuestro entorno y apoyar la sostenibilidad urbana.

Es hora de que el Colegio de Arquitectos dé un paso al frente y lidere con el ejemplo. Trasladar sus instalaciones al Centro Histórico no solo sería un acto de responsabilidad y compromiso con nuestra ciudad, sino también una oportunidad para revitalizar y revalorizar nuestro patrimonio histórico. Al hacerlo, no solo protegeremos nuestra herencia cultural, sino que también contribuiremos a la creación de un entorno urbano más dinámico, seguro y atractivo para todos.

Tags