Escucha esta nota aquí

Unidad. Esa fue la palabra que pronunció varias veces ayer Manfred Reyes Villa, luego de asumir la Alcaldía de Cochabamba que está seriamente endeudada por obras inconclusas y servicios impagos.

“Pese a la situación económica de la alcaldía que nos están entregando, con una deuda flotante de más de Bs 500 millones, vamos a lograr reivindicar a nuestra Cochabamba mientras estemos todos unidos. No dejen solo al alcalde”, dijo Reyes Villa en su primer contacto con los periodistas y después de llegar a su despacho de la plaza 14 de Septiembre, en el centro de Cochabamba.

En las elecciones subnacionales del 7 de marzo, Reyes Villa ganó con el 55,63% de los votos junto a la agrupación ciudadana Súmate, que logró siete de los 11 escaños del Concejo. Las cuatro sillas que restan fueron para el Movimiento Al Socialismo (MAS), el partido que controla la Gobernación del departamento.

Reyes Villa reveló que antes de jurar al cargo se reunió con el gobernador Humberto Sánchez (MAS) y se mostró optimista respecto a la coordinación que ambas autoridades podrán desarrollar en un escenario marcado por la crisis sanitaria y la necesidad de reactivar las economías locales

“Tomaremos algunas medidas que tal vez no les va a gustar a mucha gente”, anticipó el alcalde luego de señalar algunos temas pendientes como la dotación de agua potable a varias zonas de la ciudad, pero especialmente en el sur, donde el MAS obtuvo más apoyo.

En todo caso, remarcó, que lo más urgente pasa por el tema de la salud y anticipó que deben existir la cantidad de camas de terapia intensiva suficientes. “Sobre todas las cosas hoy se antepone la salud del pueblo cochabambino, ante esta pandemia que nos ha azotado. No nos puede encontrar nuevamente desprevenidos. Tenemos que tomar acciones inmediatas. He pedido al Concejo Municipal que aprobemos una ley de contingencia sanitaria”, señaló el alcalde cochabambino.

La toma de juramento de Reyes Villa se produjo a las 11:00, una hora después de lo que se había previsto en la convocatoria del Tribunal Departamental de Justicia. De hecho, el presidente de esta entidad judicial, Pablo Antezana, fue abucheado por la demora. “Respeto, les pedimos respeto a las autoridades”, reclamaron los funcionarios de protocolo. “¡Respeten la hora, sean puntuales!”, protestaron algunos concejales de Súmate. El alcalde, que estuvo junto a su esposa, no se pronunció sobre el incidente.

Al término del acto, un ciudadano burló las medidas de seguridad y le arrojó un tomate a la nueva autoridad cochabambina. En medio de gritos contra el alcalde ya juramentado, los agentes de civil que estaban en el lugar retuvieron al enardecido ciudadano.

Al dejar el Palacio de Justicia de Cochabamba, el alcalde, su familia y sus concejales recorrieron caminando tres cuadras hasta la plaza 14 de Septiembre, donde está su despacho. Una vez allí, fue recibido por un sacerdote que le impartió una bendición. Reyes Villa invocó la unidad para sacar a la alcaldía la crisis en la que está.

 Concejo

Poco después del mediodía, se conformó el Concejo de Cochabamba. Marilyn Rivera (Súmate) fue elegida presidenta y Escarlen Terrazas (MAS), vicepresidenta. En tanto que Diego Murillo (Súmate) fue elegido secretario.

El ente deliberativo prevé tratar la Ley de Contingencia Sanitaria en el curso de las próximas horas.



Comentarios