Escucha esta nota aquí

La historia del ‘narcojet’, la nave interceptada en México el 29 de enero con 32 bolsones que contenían una tonelada de droga, llamó la atención en nuestro país porque los pilotos Aldo López Matienzo y Miguel Ángel Blázquez Vallejos eran bolivianos.

En un principio, como en el plan de vuelo de la aeronave no figuraba Bolivia, no se podía avizorar que el caso sacaría a la luz a una mujer que en Yapacaní era conocida como la ‘Reina del norte’, porque en seis años acumuló una fortuna valuada en $us 150 millones y que, supuestamente, estaría vinculada con exautoridades del MAS.

La fiscal departamental de Santa Cruz, Mirna Arancibia, hace dos semanas aseguró que se emitirán citaciones contra exautoridades locales y nacionales de la gestión del MAS para que respondan dentro de las investigaciones del caso, pero evitó adelantar los nombres.

EL DEBER conoció a través de dos fuentes oficiales que en la investigación que llevan adelante la Policía y la Fiscalía figuran los nombres del exministro de Gobierno Carlos Romero, además de otros 10 miembros del MAS que podrían considerarse ‘influyentes’, entre los cuales hay exalcaldes, exdiputados y dirigentes del partido.

Esta no sería la primera vez que ex autoridades o dirigente de dicho partido han sido vinculados con actividades ilícitas como el narcotráfico; sin embargo, la justicia nunca les cayó.

Actualmente, con el MAS fuera del poder, después de 14 años, la situación puede ser diferente. No obstante, el diputado de Demócratas Tomás Monasterio asevera que el MAS sigue teniendo aún ‘tentáculos’ en el Ministerio Público y en el Poder Judicial. Recordó que, durante el Gobierno anterior, el MAS ejercía un control sobre autoridades que debían investigar y juzgar estos casos.

Monasterio desveló el supuesto nexo entre uno de los pilotos detenidos en el caso narcojet y Dora Vallejos, a quien llamó ‘palo blanco’ de ganancias del narcotráfico y persona cercana al exministro Carlos Romero.

Mientras tanto, el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, señaló que recién se está ‘desmontando’ el ‘narcoEstado’ instaurado por el Gobierno del MAS, para así trabajar de manera frontal en el combate contra el narcotráfico.

Para Murillo, la Justicia deberá realizar su labor y procesar a quienes se compruebe que están ligados con el tráfico de sustancias controladas, enriquecimiento ilícito u otros delitos.

El diputado del MAS, Édgar Montaño, defiende a su partido señalando que “hay muchos comentarios de la supuesta relación de Dora Vallejos con Carlos Romero y con el MAS, pero lo que no hay son pruebas”. En su opinión, lo que hacen los “neoliberales” es denigrar al Movimiento Al Socialismo para subir en las encuestas rumbo a las elecciones.

Una semana después de la denuncia de Monasterio, el Ministerio de Justicia develaba la acumulación de $us 150 millones de Dora Vallejos y anunció la investigación de su supuesta relación con Romero y también con el expresidente Álvaro García Linera.

Lo cierto es que, desde su retención en México, la historia del ‘narcojet’ generó una remezón en el país, puesto que luego se descubrió que no solo los pilotos eran bolivianos, sino que, según Murillo, los 32 bolsones que iban como ‘pasajeros’ en los asientos contenían droga ‘made in Bolivia’.

Se descubrió también que el narcojet había tenido un paso ‘fantasma’ por Bolivia, con el localizador apagado y demorando 49 minutos por demás de lo previsto.

El Gobierno informó de que la nave tuvo una escala en Guayaramerín (Beni) y hay informes que indican que allí se cargó la tonelada de droga.

 

Otros escándalos ‘destapados’

Durante la gestión del presidente Morales otros casos también alcanzaron a altos mandos policiales. Se pueden citar el clan Navia y otros en los que fueron implicados el coronel Óscar Nina, el general René Sanabria y el ex jefe policial Gonzalo Medina.

El caso narcojet se suscita a menos de un año del descubrimiento de la denominada ‘narco infiltración’, que involucró a Pedro Montenegro, ciudadano boliviano extraditado a Brasil por un caso de narcotráfico que salpicó a policías y autoridades judiciales.

Precisamente, 19 días después de la huida de Evo Morales del país, la extradición de Montenegro a Brasil fue la primera ‘señal’ de las acciones del Gobierno transitorio. Luego, el 20 de enero se detuvo a una de las hermanas del clan Terán que llevaba varios años viviendo en una casa de lujo y con otra identidad. El caso fue reabierto y ahora se busca a su esposo y a otros presuntos implicados.

El 29 de enero, el caso de las hermanas Terán fue quedando en segundo plano tras la caída del narcojet. Ya en febrero ‘saltó’ el nombre de Dora Vallejos y su supuesta relación con políticos del MAS.

Pedro Montenegro y Dora Vallejos son investigados por enriquecimiento ilícito. Ambos tienen en común el que se los haya buscado “por cielo y tierra” y que luego se hayan entregado a la justicia de forma voluntaria.

Con respecto a esto, a inicios de febrero el exjefe de Interpol de la Policía, Jorge Campos, aseguró que, tras destaparse el caso Pedro Montenegro, él fue convocado a una reunión en el Conaltid donde el Comando General ordenó que no se emitan informes del avance de las pesquisas del caso “para no molestar a Romero” y “no involucrar en el caso a los hermanos Mojica, de los Azules del Oriente del MAS”.

Al respecto, Romero negó que la reunión hubiera sido secreta, pues fue en el Conaltid y dijo que fue para tratar avances del caso. Finalmente, el diputado Montaño, dispara: “Decían que el MAS influenciaba a la justicia; ahora que no está en el Gobierno, veremos si se revela quién era el dueño del jet y del cargamento de droga”.

Comentarios